No dejes que te roben tu wifi

13 mayo, 2015 Leave a reply

robo wfSi tu señal inalámbrica de conexión a internet está inexplicablemente lenta, quizás deberías pensar que alguien más se está conectando a tu red wifi sin que lo sepas. ¿Pero cómo saberlo? Y, sobre todo, ¿cómo evitarlo? Aquí algunos consejos publicados por BBC Mundo

1. SOSPECHA La primera pista ya la tienes: tu internet se vuelve más lenta a ciertas horas del día y lo hace de forma recurrente. Y la segunda te la dará tu router. Apaga completamente todos los dispositivos inalámbricos de la casa. Si la luz del aparato destinada al wifi, a veces indicada como WLAN, sigue parpadeando, sospecha. Podría ser víctima de un ladrón de red.

2. DESCUBRE AL LADRÓN Ya tienes la sospecha, así que ahora debes descartar otras opciones, como que estés usando una red inalámbrica con poca velocidad y haya demasiados ordenadores conectados a ella, o incluso existan obstáculos físicos que te impidan sacarle el máximo provecho.

Para ello los expertos recomiendan instalar en la computadora, teléfono inteligente o tableta un programa que indique los dispositivos conectados a la red de esa manera.

Existen varias opciones gratuitas en el mercado, como Fing, para dispositivos móviles con los sistemas operativos tanto Android como iOS; Network, Discovery o Net Scan exclusivamente para Android; y IP Network Scanner o iNet para iOS. Y también hay opciones para computadoras de escritorio: Angry IP Scanner o Wireshark para varias plataformas y Wireless Network Watcher y Microsoft Network Monitor para aparatos de la compañía de Bill Gates.

Todos estos programas indican cuántos dispositivos están conectados a la red inalámbrica, y cada uno identificado con una dirección IP, una etiqueta numérica que hace referencia a una interfaz y que es asignada por el router, y la dirección MAC. Esta última identifica de forma única la tarjeta de red y no depende del protocolo de conexión utilizado ni de la red. Suele ser asignada por el fabricante y difícilmente puede cambiarse. Así que, si el programa que decidiste utilizar indica que hay más dispositivos que los tuyos conectados al wifi, hay ladrón a la vista.

3. AVERIGUA SI SE CONECTÓ ANTES Los programas mencionados detectan posibles intrusos, pero sólo si están utilizando la red en ese mismo instante. Sin embargo, hay formas de saber si se conectaron durante el resto del día. Para ello necesitas cierta información del router: la dirección IP, una serie de números separados de tres en tres por puntos. Esta cifra se puede encontrar en el manual del aparato. Si no, la puedes buscar. Si tienes un equipo Mac, haz clic sobre el icono del wifi, en la parte inferior de la pantalla. Del menú que se despliegue elige Abrir Centro de redes y recursos compartidos, y después Conexión de área local o Conexión de red inalámbrica. Al pulsar Detalles se abrirá otra ventana.

La dirección IP identificada como Puerta de enlace predeterminada IPv4 es la dirección IP de tu router. Y si estás utilizando una computadora con Windows, dirígete al buscador y escribe “ipconfig/all”, después Conexión LAN inalámbrica y por último Dirección física. Así obtendrás la dirección del router.

Una vez hayas conseguido ese número, deberás introducirlo en el navegador. Así accederás a la web del router. Tras escribir tu contraseña, te encontrarás con un registro de las conexiones que se hicieron hasta ese momento a tu red wifi.

4. PROTEGE TU RED. Quizá dejaste la red inalámbrica de tu casa abierta para que se conecten todos los miembros de la familia. O quizá no fue un despiste tuyo, sino que algún vecino utilizó una de las diversas aplicaciones disponibles para descubrir las claves wifi. Fuera como fuera, que tengas un intruso en la red podría acarrearte más problemas de las que en un principio podrías pensar.

Podrían tener acceso a información que tengas almacenada en las computadoras conectadas, y en el más extremo de los casos, podrían cometer un delito en tu nombre, como descargar pornografía infantil, por ejemplo. Para evitarlo, lo primero que deberías hacer es cambiar la contraseña que la red inalámbrica tiene por defecto, sustituyéndola por otra más compleja.

En ese sentido, James Lyne, de la compañía experta en seguridad de internet Sophos, recomendaba a BBC Mundo evitar poner una sola palabra y favorecía la combinación de letras y números. No optar por contraseñas demasiado simples es la clave.

Para el experto, otro truco para una contraseña segura sería pensar en la letra de tu canción favorita y escoger una estrofa. “Tu contraseña será así mucho más larga y realmente difícil de descifrar”. Una vez cambiada esta clave, también podrías configurar el router para que sólo permita que se conecten dispositivos con unas direcciones MAC concretas. Con ello harás más difícil el acceso a tu red wifi, y quizá no tendrás que preocuparte porque no se carga tu serie favorita.

La novia del viento: Leonora Carrington

6 abril, 2015 Leave a reply

 leonora 2André Breton “tiró un poco las cosas hacia su propia invención” cuando declaró que México es un país surrealista, “para mí es más mitológico”, afirmó Leonora Carrington (1917-2011) en una de las escasas entrevistas que llegó a conceder. Este, 6 de abril, la artista cumpliría 98 años.

Ese mundo de dioses antiguos que resiste a perderse en el tiempo lo plasmó en un onírico mural que se conserva en el Museo Nacional de Antropología (MNA): El mundo mágico de los mayas.

“La novia del viento”, como la bautizó Max Ernst, tuvo el encargo en 1963 de llevar a cabo una obra para el MNA, que en breve se convertiría en el espacio guardián de las colecciones prehispánicas y etnográficas más importantes del país. Para ello realizó El mundo mágico de los mayas, un óleo que hasta ese entonces representaba el de mayores dimensiones dentro de su producción.

En uno de los muros de la Sala Pueblos Mayas del recinto ubicado en Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec, se admira esta escena de 2 x 4.30 metros, donde la pintora anglomexicana plasmó su muy particular concepción de las leyendas y mitos de los indígenas chiapanecos, particularmente de tzotziles y tzeltales, con quienes tuvo una experiencia directa.

leonora 1Entre el grupo de artistas convocados para realizar piezas ex profeso para el Museo Nacional de Antropología, Leonora Carrington figuró entre quienes obtuvieron mejores resultados al acudir a la esfera ritual; su transfiguración de un hecho etnográfico conserva el vínculo con el imaginario de los surrealistas, de acuerdo con el crítico de arte Francisco Reyes Palma, en Museo Nacional de Antropología. México. Libro conmemorativo del cuarenta aniversario.

En el centro de la composición que representa el cielo, la tierra y el inframundo del mundo maya, aparece la fachada de una iglesia de San Cristóbal de las Casas; y en la parte superior, las altas cumbres que enmarcan esta zona. A un lado, las cruces del panteón de Romerillo.

Mujeres de largos cabellos levantan el vuelo desde la base de una colina, en la luz de un arcoíris naciente. La cruz maya, mediadora entre los hombres y los dioses, domina el espacio de El mundo mágico de los mayas, y sobre él, un quetzal, considerado por esta antigua civilización como un pájaro sagrado.

El inframundo está representado en la parte inferior de la escena, ahí se encuentran los animales que viven en la oscuridad; en esta zona de penumbra, la ceiba —árbol sagrado— es asaltada por búhos, y se percibe la cabaña de un i’lol (médico tradicional), encargado de curar las enfermedades del pueblo.

Cabe mencionar que, durante la temporada que Carrington pasó en las montañas de Chiapas para adentrarse en el tema, su guía fue la antropóloga suiza Gertrud Blum; gracias a ella tuvo la oportunidad de asistir a rituales de curación chamánica en el pueblo de Zinacatán (“La casa de los murciélagos”). De estos ritos le fue prohibido tomar fotografías, por lo que decidió elaborar sugestivos dibujos.

Para Giulia Ingarao, experta en la obra de la artista nacida en Lancashire, Inglaterra, “la búsqueda de unidad a través de la compenetración de los tres niveles que forman el mundo maya, sobresale como uno de los temas centrales en la interpretación de formas y contenidos llevada a cabo por Carrington en la realización del mural.

“Leonora supo reinventar, a través de su pincel y de la capacidad de comprensión e imaginación que la caracteriza, su personal y grandiosa visión del mundo de los mayas. Partiendo de su experiencia personal y de un atento estudio del Popol Vuh se ha enfrentado, por primera vez, a la compleja elaboración de una pintura de grandes dimensiones”.

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome