Yo sola puedo

11 marzo, 2015 4 Comments

1np
Apuesto  que a más de una que lea esto, le parecerá que esta es la frase que más nos define como mujeres modernas, o al menos debiera hacerlo, o que es ya el vivir cotidiano de todas nosotras, mujeres independientes, modernas, que hemos sabido salir adelante ¡y que no necesitamos absolutamente de nadie más! Y eso que no estoy hablando solo del sexo masculino en específico, trato de ser más general sobre el concepto de “necesitar” de alguien o a alguien.

Desde que era pequeña, recuerdo que mi papá, antes de dormir y después de persignarme, me decía que era una gran niña, muy inteligente, valiente, lista, y que siempre conseguiría todo aquello que me propusiera, sobre todo por aquello de ser inteligente (creo que mi papá pensaba que era un genio o algo así), y también me decía que era independiente y decidida. Conforme crecía, y él se daba cuenta que no era tan “típica” como se pensaba, me empezó a inculcar la facultad (¿o necedad?) de defender siempre mi punto de vista, por muy contrario que fuera al de los demás, que lo defendiera, y que nunca, NUNCA me echara para atrás en una decisión tomada o en una discusión iniciada, sobre todo si estaba segura que mi punto de vista valía la pena ser defendido (no necesariamente correcto, aclaro).  Crecí pensando no que tenía razón en todo, pero sí que podía hacer todo lo que quisiera, conseguir todo cuanto soñara y sobre todo, valerme por mi misma si ese fuera el caso, sin la ayuda de nadie más.

No fue tan fácil conseguir todo lo que soñé, o valerme sin la ayuda de nadie, sobre todo por que crecí, además de con grandes porras anímicas, con un cuidado absoluto de mis padres hacía mí: no podía salir sola, no podía tener novio (¡ja!), jamás me fui de pinta y mucho menos de viaje con amigas, siempre acompañada de mi mamá o mi hermano mayor, no fue fácil aprender a valerme por mi misma como se suponía que debía hacerlo. La primera vez que me subí al metro sola fue en Barcelona, a los 24 años, después de que Ulises me enseñara como debía hacerlo, y hasta que él se fue a Madrid tuve que ponerlo en práctica. El “largo” trayecto de  treinta minutos de mi casa a la escuela lo pasé casi rezando toda la letanía, tratando de no ver a los ojos a nadie para no tener problemas, y rogando que no se subiera un maleante o un asesino serial de esos que SEGURO andan en metro todo el día buscando maldades por hacer…. Llegué tan asustada a la escuela que a las 10 pm que salí de clases, casi me pongo a llorar, ahora sí, del puritito susto de pensar que ahora iba de regreso pero más oscuro.

Al final fue fácil andar sola en metro, o ir al súper sola, o al cine, o a comer, o llegar a una fiesta sola; pero cada que Ulises iba a verme a Barcelona, le pedía que me acompañara a la escuela, que me esperara a que saliera, que fuera al súper conmigo o me llevara a hacer algún trabajo de la escuela; en resumen: me di cuenta que podía hacerlo todo yo sola, pero era también muy gratificante hacerle saber que igual lo necesitaba. Y no digo con esto que lo estuviera engañando o dándole “atole con el dedo”, simplemente digo que cuando encuentras a la persona que amarás el resto de tu vida, si bien es bueno mostrarle que eres independiente y que sabes apañártelas sola, también es bueno demostrarle que lo necesitas, que lo quieres a tu lado aunque sepas ser feliz tu sola; yo al menos no me casé por compañía, o porque me hagan las cosas que yo no puedo; me casé porque lo amé mucho antes de hacerlo y no quería vivir mi vida sin él. Y si eso va acompañado de quien me cambie la llanta, o los focos, o me lleve en coche para no ir en metro, ¡que mejor!

Soy una gran creyente de la liberación femenina, solo creo también que a veces se nos pasa un poco la mano. Yo puedo cambiar una llanta de mi coche (si, lo he hecho!), pero prefiero hablarle a Uli y decirle que me ayude, así no me ensucio la ropa o maltrato mis tacones (¡sagrados para mí!); puedo abrir un bote de pintura y pintar mi casa si lo requiere, pero prefiero pedírselo a él y así no tengo que vestirme como espantapájaros con overol de mezclilla o algo así; puedo bajar las bolsas del super, más 2 hijos, más contestar el celular a un cliente, más abrir la puerta de mi casa con la otra mano (¿cuáaaal?), pero prefiero marcarle y decirle que casi llego, ¡que por fa me ayude con todo lo que traigo! Si las mujeres podemos dar a luz y regresar a trabajar a los 45 días de eso, con el cuerpo magullado y el alma destrozada por dejar al bebé, ¡podemos hacer lo que sea! Sé también que no está mal pedir ayuda, que no está mal hacer sentir necesitado y querido a quien amamos…. Y Uli sé que estás leyendo esto, ¡¡Solo no lo tomes en mi contra la próxima vez que te pida algo por favor!! Yo puedo sola, ¡pero me ENCANTA ver como lo haces por mí!

neocasadabuenoeditado

Derecho de las mujeres

5 marzo, 2015 Leave a reply

yass

El 8 de marzo se celebra el “Día Internacional de las Mujeres” que fue instituido por la Organización de las Naciones Unidas en el año de 1977.

La tendencia internacional es que los gobiernos ejecuten acciones con el propósito de generar igualdad de oportunidades reales para que cualquier mujer esté en posibilidad de desarrollar un proyecto de vida, el que ella elija o le acomode. Una parte importante de esas acciones es el establecimiento de leyes que así lo permitan.

Esta parte de desarrollar un proyecto de vida en ocasiones es complicado para la mujer, porque en la sociedad en que vivimos es difícil aceptar que una mujer pueda desarrollarse plenamente. Y debo reconocer que en mucho el hombre contribuye a entorpecer ese desarrollo.

¿Cómo protege la ley a una mujer? Una de las tantas funciones del Derecho es la de posibilitarnos algunos objetivos personales. El Estado desarrolla una serie de actividades a favor de la sociedad para organizarla y que todos vivamos de manera organizada. Si me preguntaran sobre la función más importante del Estado yo le contestaría que es la de garantizar que sea cual fuere mi proyecto de vida se pueda materializar.

¿Garantizar? A qué me refiero con esto. Ninguno de Ustedes, ni yo, decidimos las condiciones físicas ni sociales que tendremos al nacer, es más, tampoco decidimos si somos mujer u hombre.

Si existe algo de equidad en este mundo, se ve materializada en la forma en que puedo desenvolverme en una sociedad y destacar en ese grupo. Es aquí en donde debe de haber una intervención del Estado y es para que se genere certeza entre los habitantes hombres o mujeres  de la sociedad que existirán una serie de situaciones que posibiliten llevar adelante su proyecto de vida.

Lo cierto es que ni la sociedad ni el Estado han generado esa certeza a las mujeres, por ello es que se han creado una serie de leyes con el objeto de que la mujer pueda desenvolverse en cualquier aspecto de su vida.

¿Cómo lo hace? A través de una serie de derechos. Estos derechos entrañan situaciones que deben de estar presentes y constantes en el grupo social y es lo que permitirá el desarrollo de ese proyecto personal para una mujer. Las situaciones las explicaré a través de derechos que le enlisto a continuación:

  • Derecho a la educación. Nadie le puede negar el acceso a la educación por el hecho de ser mujer.
  • Derechos laborales. No le pueden negar un trabajo por ser mujer, ni bajo el pretexto de que no posee la condición o fuerza física para desempeñarlo. Le deben pagar el mismo salario que le pagarían a un hombre por desempeñar la misma actividad. Si está embarazada no la pueden despedir ni desconocer los derechos laborales que haya adquirido; antes de que nazca el niño el patrón le deben de otorgar un período de seis semanas antes y seis semanas después del parto para su recuperación y durante ese tiempo pagarle su salario íntegro, así también le deben de dar un descanso durante su jornada de trabajo para que le dé de lactar a su hijo.
  • Derechos políticos. Hay uno muy importante y es básico. Cuando cumpla 18 años, tenga un modo honesto de vivir y sea de nacionalidad mexicana (por naturalización o por nacimiento) para todos los efectos de la ley se le debe considerar como ciudadana de la república. Esto le da posibilidad de ejercer sus derechos electorales como son la del derecho del voto (sufragio), puede ser elegida como candidato a algún puesto de elección popular, puede militar en un partido político con iguales derechos y obligaciones que un hombre.
  • Derechos familiares. No está permitido limitar sus actividades al simple cuidado del hogar e impedirle participar de la toma de decisiones dentro de su familia (la que Usted forma).
  • Derechos de la salud. Dentro de las instituciones que presenten servicios de salud se debe otorgar una atención integral a las enfermedades que solo pueden padecer las mujeres en virtud de su condición sexual. Dentro de esto se contempla el desarrollo de la sexualidad así como la maternidad que debe de ser libre e informada.
  • Derecho a una vida libre de violencia. Nadie tiene derecho a intimidarla o agredirla física o verbalmente en ningún ámbito de su vida por el hecho de ser mujer (familia, trabajo, escuela, en la sociedad, etcétera).

Junto con estos derechos, además tiene todos los derechos de protección que existen en las leyes. Ahora se encuentra informada de aquellas situaciones que son derechos de la mujer y que son la mejor arma para hacerlos valer.

Recuerde que estoy pendiente de sus dudas y comentarios en el correo electrónico yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com

Muchas felicidades a todas las mujeres en su día y todos los días.

Con mis atentos saludos.

yasser

¡Sin pleitos y a dormir!

4 marzo, 2015 Leave a reply

1npCuando me casé sabía casi que a ciencia cierta, que tarde o temprano pelearía con mi flamante esposo, sobre todo porque los dos somos de carácter… ¿cómo decirlo amablemente?.. complicado/fuerte/difícil… Además de que  durante 4 años de noviazgo, ¡por supuesto que peleamos en más de una ocasión! Ya había dicho que de la misma forma en que nos amamos con toda el alma, así mismo también nos desgreñamos, así es que esto no era ninguna novedad. Un tío muy querido me dijo antes de casarme, que jamás nos fuéramos a la cama peleados, lo cual consideré un gran consejo (y lo sigo considerando), así es que los primeros meses de casados intenté con todas mis fuerzas que así fuera, si discutíamos por algo, intentaba que se solucionara de inmediato, para poder dormir tranquilos, sabiendo que estaba siguiendo el sabio consejo.

Antes del 1er aniversario, ya me había ido a dormir una vez al sillón.  Pensé por supuesto que antes de que me quedara dormida, Uli iría a buscarme, casi como príncipe de cuento de hadas, a decirme que sin mí no puede vivir, mucho menos dormir, y me llevaría en brazos al lecho matrimonial, tan sagrado como se imagina, para que jamás, jamás, volviéramos a dormir separados. No habían pasado ni 10 minutos de mi auto exilio, cuando empezó a roncar. Pensé que la tristeza lo había vencido y se quedó dormido, casi que llorando por mi ausencia, así es que decidí esperar un poco más, a que despertara, se diera cuenta que yo seguía sin estar ahí, y ahora sí corriera por mí ¡y me llevara en brazos! Por suerte era noche de viernes, ya que me dormí bastante tarde, en el sillón, esperando a que mi príncipe azul fuera por mí. Al menos no tuve que levantarme temprano a trabajar al día siguiente. Cuando Uli despertó solo me dijo: si te quieres ir a dormir a otro lado, tengo que respetar tu deseo, y cuando quieras regresarte a la cama, ahí te estaré esperando. ¿Sabio?, ¿Genio?, ¡solo Dios lo sabe! pero la pensé más de una vez para volverme a ir de mi propia cama. Lo mejor de la historia: ni siquiera recuerdo porqué nos peleamos esa noche….

Actualmente solo me voy de mi cama cuando los ronquidos así lo ameritan, o cuando mis hermosos hijos deciden pasar la noche ahí, pero eso sí, ¡a sus anchas!, por lo cual, a fin de evitar patadas, manotazos, jalones de cabello, o conversaciones nocturnas, opto por irme a otro cuarto, al sillón, o incluso a la cama de uno de ellos, en donde por lo menos, duermo sin pequeñas piernas y bracitos que me atacan a media noche; pero eso sí, por pleitos ya no me voy de mi cama.

Y es que entendí también que el pleito no se terminaba conmigo en otro lado, tampoco digo que hay que convertir la cama en ring y seguir peleando ahí, simplemente decidí seguir el consejo del tío y mejor solucionar un pleito antes de la hora de dormir. Cabe mencionar que esta semana empezó con una discusión que no solucioné antes de la hora del sueño, y fue lo que me inspiró a escribir esto: no vale la pena irse a dormir peleados, ya que, al menos yo, ¡ni dormí! El pleito se volvió a hablar por la mañana, pero la noche sin dormir ni cómo recuperarla.

Si bien ahora comparto mi cama más de una noche a la semana con mis hijos, la recuerdo cuando solo era de mi marido y mía: nos contábamos como había sido nuestro día, nos cuidábamos cuando uno o el otro enfermaba, pasábamos fines de semana completos sin salir de ella viendo Prison Break (cuando no teníamos hijos por supuesto) y bueno, pues lo imaginable también que no es oportuno contar en estas líneas, pero nunca la he recordado por pleitos o discusiones que se hayan llevado a cabo ahí, pues no es la función de una cama; e irse a dormir de pleito tampoco lo debe ser. Al menos yo llego a pasar gran parte de mi día laboral discutiendo  con clientes, o con otras áreas de mi empresa, luego llego a casa y tengo que discutir un poco más con mi hijo de 5 años para que haga bien la tarea, y con la de 3 años ¡para que deje a su hermano hacer la tarea! Y encima de todo ¿¿discutir con mi marido, a la hora de dormir, en mi cama, a la cual le lloro cada mañana cuando la abandono?? No, no me parece buena idea… sin embargo el consejo del tío sí que lo es: jamás te vayas a la cama enojada con tu marido.

neocasadabuenoeditado

Viagra femenino ¿para cuándo?

2 marzo, 2015 Leave a reply

viagra femenino 1El año 2016 podría marcar un hito en la sexualidad femenina, pues podría por fin concretarse la venta del viagra femenino.

Paradójicamente hay 26 drogas disponibles para el tratamiento de las disfunciones sexuales masculinas -Viagra, Cialis, Levitra, etc.- y ninguna para tratar las femeninas, pero eso podría cambiar pronto.

El trastorno de deseo sexual hipoactivo es un padecimiento femenino en el que el deseo y las fantasías disminuyen o desaparecen.

Actualmente existe flibanserin, una droga fabricada por el laboratorio Sprout Pharmaceuticals Inc. que ha sido rechazada por la agencia de drogas y alimentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) en dos ocasiones, y que desde el pasado 17 de febrero está siendo evaluada por tercera vez.

El efecto de flinbaserin se concentra en el cerebro y no en aumentar el flujo de sangre a los genitales.

Tiene un efecto positivo en aquellos que estimulan la excitación sexual (dopamina y norepinefrina) y negativo sobre el que inhibe el deseo (serotonina).

Los dueños de la fórmula esperan que la tercera sea la vencida y el próximo año poder comercializar, por fin, el viagra femenino.

“Sin sacrificios no hay victoria”: Maribel

1 marzo, 2015 Leave a reply

MaribelDespués de 6 meses de esfuerzo y horas extra en el trabajo Maribel García Mora vio la recompensa. Ahí estaba ella, en su vestido rosa con negro, escuchando las palabras del Secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida:

“Estos trabajadores son la mejor muestra de que México cuenta con una fuerza laboral profesional y capacitada, con talento y potencial para impulsar el crecimiento económico sostenido”.

Estaba a la espera de recibir el Premio Nacional del Trabajo 2014 por el proyecto “Amor por el detalle”, de la Volkswagen, donde trabaja desde hace nueve años.

“El camino no ha sido fácil, todos los logros requieren sacrificio y así ha sido a lo largo de mi vida profesional. Desde niña soñaba trabajar en Volkswagen, estudié Ingeniería Industrial para lograrlo, después de un año de graduarme pasé dos meses en el proceso de selección y finalmente ingresé”.

En aquellos años la ingeniería aún se veía como una rama profesional donde los hombres eran quienes destacaban, por lo que para las mujeres resultó difícil el camino en esa área.

“De 70 estudiantes solo 15 éramos mujeres y cuando ingresé a la planta tenía tres compañeras más en mi área. Nuestra generación fue pionera porque en 2006 la empresa decidió confiar en jóvenes profesionistas en puestos que normalmente se ocupaban con técnicos con cierto tiempo de experiencia”.

Producto de su trabajo, Maribel es dueña de una hermosa casa, la que comparte con su perro Max, un labrador dorado que ha vivido con ella desde hace seis años y quien la ha acompañado a lo largo de su agitada vida profesional.

“Hay muchas cosas que sacrificas. El tiempo con los amigos, para tener una pareja estable, pero son cosas que en algún momento haré. Siento que el alcanzar mi mayor éxito profesional es un compromiso con mi madre, que en todo momento vio por darme estudios y que hoy en cada triunfo laboral honro su memoria y también conmigo misma por todo el esfuerzo que ha representado”.

Una mujer feliz y exitosa, así es Maribel, viviendo cada etapa de su vida con alegría y con intensidad. Si bien está  satisfecha con los logros que ha alcanzado en su vida profesional, desea en un futuro formar una familia:

“Creo que hay un tiempo para todo. En este momento me siento satisfecha con mis logros profesionales, con mis logros como soltera, las experiencias que me ha dado el vivir sola han sido muchos. He destacado profesionalmente, he viajado, he aprendido. Pero ahora entro en una etapa en la que quiero compartir todo eso que he vivido y lo que soy para poder enriquecerlo. El reto más importante de mi vida está por venir: formar una familia, mantenerla unida y feliz, ese creo que será mi mayor logro personal”.

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome