Los alimentos padre-hijo

10 marzo, 2015 Leave a reply

yassLa semana anterior le propuse hablar de los alimentos en relación a los obligados. Esta semana hablaremos de los alimentos que deben dar los padres a los hijos.

Hay que recordar que los alimentos son los recursos económicos o materiales que deben de darse diversos miembros de la familiar por la relación de filiación o parentesco que existe entre ellos y que están pensados en la solidaridad humana que debe de existir entre aquellas personas que económicamente tienen posibilidad frente a las que no lo tienen.

Cuando en la Ley se expresa la frase “padres” en relación a los alimentos nos referimos a “Papá” y “Mamá” por eso me refiero a los dos porque ambos son progenitores, ellos procrearon al hijo y entre ellos existe la filiación Mamá-Hijo y Papá-Hijo. Hijo es esa persona que fue procreada por los padres y me refiero a las hijas y los hijos, no hay distinción en razón del género.

 Supongamos que Alejandra y Héctor se encuentran casados civilmente o son concubinos y tienen dos hijos que se llaman Pedro y Susana y ambos los han reconocido en el acta de nacimiento como sus hijos.

Alejandra y Héctor cumplen su obligación, cada uno, al proporcionar a sus hijos los recursos materiales y económicos suficientes para sufragar sus necesidades de comida, vestido, servicios de salud, habitación y de estudio.

¿Cuánto es suficiente para considerar que se cumple con la obligación? Aquí entra el principio que denominaré “proporcionalidad” que expresa: “Los alimentos deben ser proporcionados de acuerdo con las posibilidades de quien debe darlos y de las necesidades de quien debe recibirlos.” Se colocó la proporcionalidad porque la situación económica de cada familia puede ser variable.

Por eso no hay “tarifas” o “porcentajes” en la Ley para determinar cuánto es suficiente para considerar que se cumple con la obligación. Se entiende cumplida cuando se asigna una cantidad suficiente para cumplir con los rubros indicados o en su caso los hijos están incorporados al hogar de sus padres y son ellos quienes satisfacen sus necesidades, conforme las posibilidades económicas que tienen.

¿Hasta cuándo los padres deben de dar alimentos a sus hijos? Está pensado que a la mayoría de edad los hijos en potencia pueden ser económicamente productivos. Todos los hijos, mujeres o varones, tienen derecho de alimentos hasta los 18 años, excepto en el caso en que estén estudiando y la obligación se prolonga hasta que concluyan los estudios que avalen la profesión u oficio.

  Las controversias que puede haber en materia de alimentos cuando el deudor es el hijo y el acreedor es el padre son variadas pero quiero enunciarle lo que me parece es común.

Regaño público a los papás: No le deje de dar dinero a su esposa, el problema es con ella no con sus hijos que comen y tiene el deber de proporcionares recursos materiales y económicos para satisfacer sus necesidades.

Regaño público a las mamás: No haga del derecho de alimentos un arma en contra de su marido si es el caso en que sí le da dinero para sufragar las necesidades de sus hijos, y acuérdese que Usted también tiene obligación de proveerles.

Cuáles son los conflictos más comunes y la resolución de ellos:

Conflicto 1: Héctor no quiere darle dinero a Alejandra para cubrir las necesidades de los hijos. A través de la acción de alimentos, siempre que se encuentre justificada la posibilidad económica de Héctor, puede hacer efectivo el derecho de sus hijos.

Conflicto 2: Héctor no quiere darle dinero a Alejandra. Alejandra hasta el momento ha sufragado todos los gastos para sus hijos y ahora piensa demandarle a Héctor para que le pague lo que ya se gastó. Al demandar la mamá en nombre de los hijos el juez les fijará una pensión a los hijos desde el momento en que demandaron. Es necesario abrir otro juicio para cobrar la deuda que hay en donde solo Alejandra y Héctor tienen en pleito por el dinero que en proporción ella sufragó.

Conflicto 3.  Alejandra piensa que puede gastar de manera desmedida e incluso exigirle a Héctor que pague cosas más caras porque es en beneficio de sus hijos. La regla en el pago de los alimentos es la de la proporcionalidad. Si Héctor no tiene recursos económicos suficientes para sufragar gastos excesivos, un juez no lo puede condenar a esos pagos, aunque sea por escuela, comida, vestido, servicio médico o habitación.

Conflicto 4. Alejandra no quiere recibir el dinero que Héctor le da para sus hijos. Héctor puede hacer un depósito del dinero que ha asignado para sufragar los gastos de sus hijos ante un juzgado pero no es una defensa que lo libere de la demanda de alimentos. Es correcto hacerlo para liberarlo de la obligación.

En la próxima entrega les platicaré de los alimentos que los hijos deben de dar a los padres cuando son adultos mayores.

Sigo pendiente de sus dudas y comentarios en el correo electrónico yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com así como en mi cuenta de Facebook https://www.facebook.com/yasseralejandrodelcastillo

Con mis atentos saludos.

yasser

El reconocimiento de los hijos

25 febrero, 2015 Leave a reply

yassDe enero a diciembre del dos mil trece los jueces de la ciudad de Puebla, Puebla dictaron 325 sentencias de alimentos, 57 de juicios sucesorios testamentarios, 830 de juicios sucesorios intestamentarios, 13 de reconocimiento de paternidad, 4 de contradicción de paternidad, 2 sobre juicios de filiación, 63 sentencias de pérdida de la patria potestad y 116 sobre guarda y custodia.

Todas esas controversias que se resolvieron en el fondo tienen algo en común, y se llama “filiación”. Si un hijo le demanda alimentos a su papá, se declara su derecho a heredar; o si un padre quiere que el otro deje de tener la patria potestad, mantener la guarda y custodia de sus hijos o desea contradecir su paternidad, es por los derechos y obligaciones que surgen de la filiación.

Filiación tiene una raíz latina que es filio y esto en español se traduce como hijo. Esta palabra nos hace referencia a la relación que existe entre un padre y su hijo porque es de su descendencia. Y desde la perspectiva legal, esto en muchas ocasiones causa graves problemas.

Supongamos esto: Raúl se casó por lo civil con Sofía. Desde hace más de cinco años viven separados, cada quien hace su vida de manera independiente y no se han divorciado. Sofía actualmente vive con Javier y han establecido una casa independiente y se tratan como marido y mujer.

Si Sofía y Javier tuvieran un hijo por presunción de la ley… ¡la paternidad le correspondería legalmente a Raúl! Y ese niño se vería beneficiado por derechos y obligaciones a cargo de Raúl y Sofía. Javier tendría que demostrar que él es el “padre biológico”.

 Me quedaría claro que los que viven juntos son Javier y Sofía y que materialmente podrían tener a su hijo. Pero por increíble que le parezca la ley determina que ese hijo es de Raúl, aunque biológicamente no lo sea por el solo hecho de que no se ha divorciado de Sofía.

Permítame presentarle la siguiente explicación sobre la filiación y su importancia. En términos sencillos la filiación es el reconocimiento jurídico de la procedencia de los hijos respecto de los padres. ¿Por qué es importante establecer la filiación?

Parecería una situación absurda el contestar esta pregunta… ¿hijo de quién soy? Esa pregunta se contestaría así: Soy hijo de mi mamá y de mi papá. Esto implica que tengo una relación de filiación con mi mamá y otra relación de filiación con mi papá. La consecuencia jurídica del vínculo es los derechos y obligaciones que surgen de la paternidad y la maternidad.

La paternidad es la relación que existe entre el padre y el hijo. La maternidad es la relación que existe entre la madre y el hijo. El  problema por resolver será establecer la paternidad o la maternidad desde la regulación de la ley, es decir ¿de quién soy hijo y qué derechos y obligaciones surgen de esto?

Las regulaciones jurídicas parten de la idea de que la familia es importante y por ello se coloca una serie de reglas para establecer cuándo un hijo es de un matrimonio o de un concubinato y ello presumiría que esos cónyuges o concubinos son sus padres, para que de inmediato surjan a cargo de los padres una serie de obligaciones así como derechos.

Todos los niños que nacen durante la relación matrimonial o de concubinato se presume que son hijos de esos padres. Se presumen hijos de los cónyuges o concubinos a los niños que nacen después de 300 días siguientes a que se concluyó un matrimonio o terminó la vida en común de concubinato.

Claro que se puede impugnar la paternidad. Actualmente es más sencillo puesto que una prueba sobre el ADN comparado el del padre con el del niño revelaría con muy buen grado de acierto si efectivamente son padre e hijo.

La maternidad se presume porque habrá certeza de quien parió a un hijo. Sí es posible contradecir una maternidad y este es derecho exclusivo del hijo. De igual forma, la prueba de ADN es un avance importante para establecerle al juez la verdad de las cosas.

Las obligaciones que nacen de la filiación son la de alimentos, es decir, ese padre en concreto debe proporcionar al hijo comida, casa, servicios de salud, estudio, pero cuando el padre sea adulto mayor en caso de que no pueda solventar sus gastos ese hijo (o hijos) tienen obligación de proporcionarle comida, casa, servicios de salud; y otra obligación es la de reconocimiento del hijo que se materializa al usar el apellido de su progenitor.

Los derechos que nacen de la filiación son el de heredar, el de convivencia con el progenitor, el de la guarda y custodia provisional o definitiva del hijo, el de la patria potestad.

Agradezco mucho sus comentarios y sugerencias. Sus dudas particulares sobre los temas las puede enviar al correo electrónico yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com

Les envío mis atentos saludos.

yasser

 

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome