Alejandro Fernández es afeitado por una fan

10 febrero, 2015 Leave a reply

El cantante mexicano le dijo adiós a la poblada barba que lucía desde hace meses atrás.

“Afeitando al Potrillo” fue el nombre del concurso que el intérprete de “Nube Viajera” lanzó hace unos días a través de redes sociales; las y los interesados debían publicar en la página oficial de Facebook del cantante un video con una duración de no mas de 30 segundos, donde explicaran el porque deberían ser los ganadores para afeitar a su ídolo.

La ganadora de #AfeitandoAlPotrillo resultó ser Karla Barrón de 23 años y que vive en el Distrito Federal. De acuerdo a  la Revista Hola! la joven viajó hasta una conocida barbería de la ciudad de Guadalajara, donde Alejandro Fernández la esperaba en compañía de su novia Karla Laveaga.

La ganadora fue la invitada de honor durante la presentación de Alejandro Fernández en el Palenque de la Feria de León.

image1

Fuente: Revista Hola

Enamorarse, rebeldía contra lo cotidiano

8 febrero, 2015 Leave a reply

libriLa vida cotidiana se caracteriza por el desencanto: siempre hay que hacer tantas cosas… Algunas de ellas merecen ser realizadas, pero la gran mayoría nos son pedidas por otros. Lo que nos piden los demás es siempre urgente, siempre merece el primer lugar, y si no lo hacemos enseguida nos reprochan, nos regañan, nos castigan. El orden de las cosas no nos tiene a nosotros como centro, no tiene en nosotros su principio inspirador; es el resultado de las presiones que se ejercen sobre nosotros. Lo que deseamos de verdad no lo realizamos nunca y en cierto momento terminamos no sabiendo siquiera si lo queremos. En la vida cotidiana nuestro deseo se nos presenta en forma de fantasías, “que bueno sería que…” Pero siempre sucede algo que nos lo impide. Nuestro compañero o compañera siempre tiene otra cosa que hacer, o bien no tiene ganas, o bien las tiene cuando nosotros no las tenemos o nos las pide en el momento más inoportuno. Si respondemos que no, que tenga paciencia, se ofende y a nosotros se nos pasan las ganas como se le pasan a él. Todo esto es el desencanto: la impresión que hay algo deseable, pero que se nos escapa siempre porque constantemente hemos de hacer otra cosa. En la vida cotidiana terminamos por ser absorbidos por este continuo hacer otra cosa y para algún otro: nuestra vida se reduce a hacer algo de otro. Nunca nos sentimos comprendidos hasta el fondo, nunca se nos da una profunda satisfacción, nunca nuestros deseos y los de otros se encuentran por completo. Es un estado que siempre parece a punto de terminar; en efecto, parece imposible que siga de esta manera, tan estólido y rencoroso. En cambio, continúa durante meses, años; años opacos, en espera de no se sabe bien qué, de desasosiego continuo; años sin historia, sin felicidad verdadera, en los que “vamos tirando”.

La profunda atracción que el enamoramiento suscita en cada uno de nosotros se debe a que introduce en esta opacidad una luz enceguecedora, un período total. El enamoramiento libera nuestro deseo, lo coloca en el centro de cada cosa. Deseamos, queremos absolutamente algo para nosotros. Todo lo que hacemos por la persona amada no es hacer otra cosa y para algún otro, es hacerlo por nosotros, para ser felices. Toda nuestra vida se dirige hacia una meta que tiene a la felicidad como premio. Nuestros deseos y los del amado se encuentran. El enamoramiento nos transporta a una esfera de vida superior donde se obtiene todo o se pierde todo.

Es como si cada día obtuviéramos todo lo que en la vida cotidiana es impensable: un reino, el poder, la felicidad y la gloria…

¿Quieres leer más?

Busca este libro:

“Enamoramiento y amor” de Francesco Alberoni.

Editorial Gedisa.

La sabiduría de los idiotas

2 febrero, 2015 Leave a reply

fotoidiotasA menudo, quisieras pensar como un idiota, pero no puedes.

A menudo, quisieras olvidarte de pensar

como un idiota pero no puedes.

Tu única virtud es seguir pensando como un idiota.

Tu única virtud es seguir cultivando el Arte

de Pensar como un Idiota cuya única virtud

es olvidarse de no olvidarse, con lucidez casi infantil,

y seguir cultivando el Arte de Pensar como un idiota.

A menudo, quisieras pensar con inteligencia, pero no puedes.

A menudo, quisieras olvidarte de pensar con inteligencia,

como si fueras el más inteligente de los idiotas, pero no puedes.

La sabiduría de los idiotas, de acuerdo con el pandemónium

de las ciencias exactas, no tiene límite.

 

¿Quieres leer más?

Busca este libro:

“La sabiduría de los idiotas”

Autor: Hernán Lavín Cerda

Editado por la BUAP y Verdehalago en 1999

Cartas de Antonieta Rivas Mercado

23 enero, 2015 Leave a reply

Manuel: necesito su amor. ¿No es tiempo? ¿Ya es tarde? Hoy como hace seis meses, pregunto.

Temo que mi emancipación, aun si usted se la propone, va a ser difícil. Creo en la unidad del cuerpo y el alma, no en fatalidad, sino por jerarquía.

Mi amor a usted es absoluto. ¿No hay para él lugar en su vida? Tengo tal necesidad de amor. Traigo conmigo una ofrenda de ternura y el alma cansada del camino largo, del error amargo. Tómeme ya.

He esperado y contra esperanza, esperaré. Pero necesito saber. ¿Puede aún darse el milagro? ¿Florecer en fe su alma, darse en amor una vez más? No quiero que me haga una mujer nueva que sea un juguete; si esta mujer que estoy siendo, si la mujer que soy no es para usted, estricta y egoístamente, déjeme.

Su  Antonieta

Esta es una de las cartas que Antonieta escribió al pintor Manuel Rodríguez Lozano.

¿Quieres leer más?

Busca este libro:

“Correspondencia. Antonieta Rivas Mercado”

Compilación y notas: Fabienne Bradu

Editado por la Universidad Veracruzana en 2005

 

Page 5 of 5«12345

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome