Niño interior: la herida espiritual

14 septiembre, 2015 1 Comment

curarheridas

De todas las maneras en que el niño con grandes expectativas es herido puede resumirse en la pérdida de la identidad. Cada niño necesita desesperadamente saber que sus padres están sanos y son capaces de cuidarlo, y que él le importa a sus padres.

El sentir que él es importante para ellos significa que la condición de ser especial se refleja en los ojos de sus padres y de otras personas que los cuidan.Que él importa también se observa en el tiempo que le dedican. Los niños saben intuitivamente que la gente pasa el tiempo con quienes aman. Los padres hacen que sus hijos sientan lástima de ellos mismos al no tener tiempo para ellos.

Cualquier niño de una familia con problemas recibirá esta herida espiritual. Una madre alcohólica y un padre codependiente,  no pueden atender a sus hijos. A la alcohólica la absorbe la bebida, y al codependiente lo absorbe la alcohólica. Simplemente no pueden prestarle la debida atención a sus hijos, lo mismo pasa cuando los padres se hallan bajo tensión crónica, incluyendo las adicciones al trabajo o las actividades sociales o religiosas, los desórdenes en el comer, las adicciones físicas o mentales. Cualquiera que sea el desorden, cuando a los padres los absorben sus cuestiones emocionales, no pueden prestar la debida atención a sus hijos.

Los padres de una familia con problemas, no pueden ofrecer a sus hijos lo que necesitan, porque ellos mismos están demasiado necesitados. Un niño necesita un padre. Para ser capaz de amar cómo un hombre, necesita el amor de un hombre. Necesita vincularse con un hombre, necesita sentirse protegido. El padre representa protección.

Cómo resultó herido tu niño interior: optimismo

4 septiembre, 2015 Leave a reply

felizMara Rodríguez Masdefiol*

La chispa natural que posee el niño lo empuja a explorar de una manera placentera, espontánea Read this post

Como el niño interior contamina tu vida: vacíos (apatía, depresión)

20 agosto, 2015 Leave a reply

depresiónPor Mara Rodríguez Masdefiol*

El niño herido de la infancia también contamina la vida adulta con una ligera depresión crónica experimentada como vacío. La depresión es el resultado de que el niño tenga que adoptar un yo falso, dejando atrás su verdadero yo. Este abandono del verdadero ser equivale a dejar un hueco en el interior de uno mismo, como un agujero en el alma. Cuando una persona pierde su yo auténtico, pierde contacto con sus verdaderos sentimientos, necesidades y deseos. Lo que experimenta, en cambio, son sentimientos requeridos por el falso yo. Ejemplo: “ser decente” es un componente común del falso yo. Una mujer decente nunca expresa ira o frustración.

Tener un falso yo es actuar la vida. El verdadero yo de uno nunca está presente. Una persona en recuperación así lo describió: “Es como si estuvieras tras bambalinas viendo pasar la vida”.

Sentirse vacío es una forma de depresión crónica, ya que uno sufre por la desaparición de su verdadero yo. Todos los adultos padecen depresión crónica en cierto grado.

El vacío también aparece en la forma de apatía. Los adultos se quejan  de que sus vidas no tienen significado, y no pueden entender por qué a otras personas les entusiasman todas las cosas.

Cuando nuestro niño interior está herido nos sentimos vacíos y deprimidos. La vida es irreal, estamos ahí, pero no paricipamos de ella. Este vacío conduce a la soledad, como nunca somos realmente nosotros, nunca estamos verdaderamente presentes.

Y aunque la gente nos admire y se aferre a nosotros, nos sentimos solos, no nos sentimos realmente vinculados a nadie.

Si has sentido este tipo de sensación de vacío en tu alma, revisa tu niño herido y descubre quién eres tú realmente: ¿Qué te gusta? ¿Qué te hace feliz? ¿Cuál es tu esencia?

Piensa que tienes todo el derecho a actuar como tú quieras y a disfrutar de eso que tú eres, con todos sus matices. También recuerda que todos tenemos una parte de luz y otra que debemos trabajar, pero si no la descubres nunca lo podrás hacer y recuerda que esa es la parte que nos hace vivir experiencias que nos llevan al aprendizaje y la evolución.

**La autora es licenciada en psicología, especialista en desarrollo humano y psicoterapia para niños, adolescentes y adultos con enfoque Gestalt y humanista. Si te interesa contactarla puedes hacerlo en su número móvil 2221199224

Niño interior: conductas adictivas compulsivas

12 agosto, 2015 Leave a reply

adicciónPor Mara Rodríguez Masdefiol*

El niño herido que subyace en nosotros es causa importante de una conducta adictiva. El factor común de cualquier tipo de adicción se asocia a las necesidades insaciables de amor, apoyo, atención, reconocimiento que carecemos desde que eramos niños y que, todavía, buscamos llenar  con conductas nocivas para nosotros.

Una adicción tiene una relación patológica con cualquier forma de alteración del humor, que tenga consecuencias perjudiciales para la vida. Las adicciones a todo lo que se puede ingerir son las que más alteran el humor. El alcohol, las drogas y los alimentos tienen un inherente potencial químico que provoca la alteración del humor.

Las conductas adictivas también incluyen el trabajo, ir de compras, el juego, el sexo y los rituales religiosos. De hecho, cualquier actividad que se utilice para alterar los sentimientos, esto es, porque ellas distraen. Las actividades cognoscitivas son una manera de evitar sentimientos.Todos las adicciones tienen un componente racional que se llama “obsesión”.

Los sentimientos también pueden ser adictivos, la ira, la tristeza, el miedo, etc… Disfrazan el dolor y la tristeza. Cuando uno está iracundo, gritando, lejos de darse cuenta de que esa conducta tapa todo el miedo y la inseguridad con la que vivimos, nos sentimos importantes y poderosos, más que vulnerables e impotentes. Ahí está mi niño herido manifestándose.

Los adictos al miedo tienden a ver catástrofes y desastres por todos lados, siempre están preocupados y vuelven locos a los demás. Otros son adictos a la tristeza o a las penas. Parece no sentirse tristes, son tristes. Para un adicto a la tristeza, ésta se convierte en su propia forma de ser.

Otros son los adictos a la alegría. Son como niños buenos obligados a sonreír y estar alegres. Es como si la sonrisa se hubiera congelado en su rostro. Los adictos a la alegría nunca ven nada mal. Los objetos también crean adicciones, el dinero es la “cosa” más común, y cualquier objeto puede convertirse en una adicción, que pueda alterar nuestro humor.

En el fondo de la mayoría de las adicciones, no importa qué factores genéticos intervengan, se encuentra el niño herido de la infancia, quien constantemente anhela la satisfacción de sus necesidades. No se requiere estar mucho tiempo junto a un adicto para observar esa conducta en él.

Si tu detectas que vives con algún tipo de adicción, no dudes en trabajar con tu niño herido y encontrar cuál o cuáles son las necesidades que quedaron pendientes de cubrir en tu infancia para que de ahora en adelante seas tú mismo el que las pueda satisfacer, y dejes de buscar en cosas externas las satisfacción de las mismas.

*La autora es licenciada en psicología, especialista en desarrollo humano y psicoterapia para niños, adolescentes y adultos con enfoque Gestalt y humanista. Si te interesa contactarla puedes hacerlo en su número móvil 2221199224

Niño herido: pérdida de confianza y disciplina

5 agosto, 2015 Leave a reply

confianza

Por Mara Rodríguez Masdefiol*

¿Te cuesta trabajo confiar en ti y en los demás? ¿Buscas tener todo bajo control? ¿Te dicen que eres controlador y eso te ha ocasionado problemas en tus relaciones? Read this post

Niño Herido: desórdenes Narcisistas

29 julio, 2015 Leave a reply

El niño despojado de su narcisismo posteriormente contaminará al adulto con un insaciable afán de amor, atención y afecto

Por Mara Rodríguez Masdefiol* Read this post

Mi niño herido: conductas ofensivas

22 julio, 2015 Leave a reply

ofensivaPor Mara Rodríguez Masdefiol*

Generalmente, los agresivos no aceptan la responsabilidad de su conducta

Read this post

Trabajando mi niño interior vs niño maltratador

9 julio, 2015 Leave a reply

niñainterior

Todos hemos crecido con necesidades no resultas de la infancia, que influyen en cómo ves y te relacionas con tu entorno. Son experiencias de pérdida o carencia de las fuentes de afecto, apoyo, comprensión, placer, inspiración conocimiento y reconocimiento. Estas necesidades determinan nuestro nivel de apego a otras personas generando estructuras de dependencia emocional que pueden llegar a la fracturación severa de la personalidad. Estas necesidades pueden determinar conductas destructivas y compulsivas como son: alcohol, tabaco, drogas, comida, sexo, deporte, poder, dinero, parloteo, berrinches frecuentes, depresión, vivir siempre enojado, con ira, con resentimiento hacia la vida, en pocas palabras acabando con mi oportunidad de vida.

 

¿Qué busca el niño herido?

Nuestro cuerpo emocional, que está estructurado por lo que vivimos en la infancia, busca terminar su proceso de maduración emocional, y para eso es necesario darle espacio a las necesidades de la infancia.

¿Cómo tengo que empezar a sanarlo?

1.-Honrar a papá y a mamá.

2.-Equilibrar al NIÑO INTERIOR VS. NIÑO MALTRATADOR

Niño  interior Niño maltratador
EROS

Capacidad de asombro, de entrega

Capacidad de obrar y vivir con fe

Capacidad para reír, ganas de entregarse

Ganas de aprender o conocer

Alegría de vivir, impulsos, risa, motivación

Vitalidad, capacidad de asombro

Líbido

Ganas de jugar, de bailar

Sin malicia

Tolerancia a la incertidumbre

Vive confiado

Adaptable

CREACIÓN

PULSIÓN DE VIDA

TANATOS

Sin capacidad de asombro

Villano o héroe

Víctima o victimario

Huella o abandono

Intolerante

Tiranía

Postergador

Miedo

Hastío de la vida, rutinario, bloquea

Sabotea, tiraniza, desvirtúa, minimiza

Destructor, poco creativo

Tiene miedo, quiere controlar

Le encanta el poder

Negativismo, siempre encontrando lo negativo en las personas, situaciones

DESTRUCCION

PULSIÓN DE MUERTE

*Donde estás ¿puedes disfrutar?,  ¿A qué te dedicas: a alimentar vida o ausencias?

Para recuperar tu capacidad de asombro: invoca, evoca, provoca lo que te hace sentir muy bien, juega con tu vida. Si descubres que andas amargoso, haz lo contrario a eso: camina, muévete, aprende a toca un instrumento, a pintar, juega, observa, ríe, goza y disfruta la vida.   ¡¡¡RESIGNIFICATE!!!

INYECTATE VIDA,  ¡VIVE TU PROPIA VIDA!

 

Cosas que te pide tu niño herido

 

*Recuperar tu yo herido, ese que quedó oculto tras la máscara

*Cerrar ciclos, sanar, llorar lo que no quedó expresado

*Hacer crecer a tu adulto, haciéndote cargo de tu yo vulnerable, crecerás como ser humano

*Aprender a ser una buena madre y padre para tí mismo, aprender a amarte

*Recuperar poder y afirmación

 

Maneras de mirarlo

 

*Hazte responsable de tus necesidades, no culpes ni busques  padres- madres por todos lados

*Para la víctima, esta parte de ti puede hacerte patinar en el dolor por años

*Observa en que situación del presente se dispara el niño y si está enojado, triste, tiene miedo, descubre tu emoción adictiva

*Aprende a tener un diálogo contigo, habla con tu yo herido y toca su dolor

*Deja de recrearle lo que le dolió en la infancia ¿qué necesitó? Hoy aprende y atrae eso a tu vida y date lo que necesitas.

 

Características del niño herido en la pareja

*Te sientes víctima, falta de responsabilidad, actitud pasiva

*Hay mucha demanda afectiva, nada es suficiente

*Relaciones no duraderas, no saber construir, impaciencia e intolerancia

*Sobredimensionas los problemas, haces berrinches

*Egocéntrico, sólo piensa en sus necesidades o se pierde en el otro y olvida las suyas

*Dependencia y control, celoso, posesivo, no sabe soltar

*No sabe terminar o poner límites

*Tiene un profundo sentido de la desconfianza, se siente abandonado, traicionado.

 

¿Tienes alguna ganancia cuando actúas a través de ese niño maltratador?

 

La ganacia secundaria es manipulación, chantaje, confusión

¿Qué ganancia puede haber de alimentar el sufrimiento?

Sufrir más, caer en depresión, enfermedades, dolor, vacíos

¿Qué tipo de atenciones vas a jalar?

Una atención lastimera comprometida, manipulada, de codependencia, y después tú también te vas a sentir mal, nadie sale ganando (relaciones destructivas y asfixiantes)

Creando mi vida a través de preguntas inteligentes

3 julio, 2015 Leave a reply

preguntasPor Mara Rodríguez Masdefiol*

El impacto de las preguntas en tus pensamientos y sentimientos te permite tomar decisiones acertadas y te guían exactamente para saber lo que tienes que hacer.

Read this post

Curación de las heridas, amarlas y aceptarlas

16 junio, 2015 Leave a reply

aceptaciónPor Mara Rodríguez Masdefiol*

Ya se mencionó la importancia de aceptar incondicionalmente nuestras heridas, así como las máscaras que has permitido que tu ego cree para ocultar tus heridas y evitarte sufrimiento. ¿CÓMO EMPIEZO A SANAR MIS HERIDAS?

“Amar y aceptar una herida significa reconocerla, saber que has vuelto a la tierra para solucionarla y aceptar que tu ego ha deseado protegerte al crear una máscara”

Por lo tanto, agradécete por haber tenido el valor de crear y conservar una máscara que te ha ayudado a sobrevivir, sin embargo hoy esa máscara te perjudica más de lo que te ayuda. Ahora puedes decidir vivir aún si te sientes herido. Ya no eres ese niño pequeño que no podía curar su herida, que tenía miedo de no ser aceptado y amado, o que lo llegaran a abandonar. Ahora eres un adulto con experiencia y madurez, que entiende que no necesita ser aceptado o que el amor empieza con él mismo, no lo tiene que esperar de afuera,  y que ese sentimiento de abandono, es absoleto, porque mientras uno no se abandone, ese temor se disipará.

Recuerda que amarte significa otorgarte el derecho a ser tal como eres ahora. Significa aceptarte aún si haces a los demás lo mismo que les reprochas. El amor no tiene nada que ver con lo que haces o con lo que posees.

EL AMOR VERDADERO ES LA EXPERIENCIA DE SER TU MISMO

Amarte es concederte también el derecho a herir a los demás y a veces rechazarlos, abandonarlos, humillarlos, traicionarlos o ser injusto con ellos, muy a tu pesar, esta es la primera y la más importante etapa en la curación de las heridas, pero pregúntate cuál máscara pudo hacerte reaccionar así, para dictar tu conducta ante otros o ante ti mismo, reconoce que era la única forma que tenías de protegerte, pero ahora lo identificas, entendiendo que eres un humano, y que puedes asumir las consecuencias, cualesquiera que sean.

El hecho de ser humano significa que no puedes agradar a todos, y que tienes el derecho a tener ciertas reacciones, también humanas, que pueden desagradar a otros, todo ésto sin juzgarte ni criticarte.

MI PROPIA ACEPTACIÓN ES EL ELEMENTO DESENCADENADOR QUE PONE EN MARCHA LA CURACIÓN.

Y en efecto, descubrirás que mientras más derecho te des a traicionar, rechazar, abandonar, humillar o ser injusto, ¡MENOS LO HARÁS! Otra manera de sanar es averiguar qué vivieron nuestros padres, ya que la historia se repite de generación en generación, y esto seguirá sucediendo en la medida en que no haya un verdadero perdón, esto nos lleva a ser más compasivos y comprensivos por ellos. Recuerda que no necesariamente habrán vivido experiencias idénticas a las tuyas, pero si habrán sentido las mismas heridas y acusado a sus padres de lo mismo que tú, hasta llegar a guardar resentimientos hacia ellos. Al conocer tú este proceso, puedes ayudar a tus padres a liberarse de emociones contenidas desde hace tiempo, y además de que se mejora la relación entre ustedes, vas sanando la herida que se va transmitiendo de generación en generación, o sea, que transformas tu sistema familiar. Y tú, te has preguntado ¿que haces por tu sistema familiar?, en la medida en que tu empieces a hacer tu propio trabajo, ya estás haciendo mucho por los tuyos, así que ¡EMPIEZA YA!

Poco a poco, voy haciendo grandes cambios que me van llevando a vivir más en armonía conmigo mismo.

*La autora es licenciada en psicología, especialista en desarrollo humano y psicoterapia para niños, adolescentes y adultos con enfoque Gestalt y humanista. Si te interesa contactarla puedes hacerlo en su número móvil 2221199224.

Page 4 of 6« First...«23456»

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome