Tacones quita-pon

10 noviembre, 2017 Leave a reply

tacones

 

Los tacones empoderan pero duelen.

Aunque compres unos zapatos altos comodísimos, si estás todo el día sobre ellos terminarán lastimándote.

Recientemente Nicola Thorp, una joven de 27 años fue despedida por negarse a utilizar tacones en las oficinas de contabilidad PwC de Londres.

Y su caso abrió debate sobre las normas impuestas a las mujeres, pero también recordó que existe una alternativa.

Los tacones de Tanya Heath, una diseñadora canadiense residente en París.

Tanya crea su línea única de zapatos de altura ajustable con tacones removibles, para mujeres que les gusta, están ocupadas, intransigentes, juguetonas e inteligentes.

Tanya es una verdadera amante del tacón alto porque la hacen lucir bella y sentirse segura. Lamentablemente, le lastimaron los pies, pero los zapatos cómodos no se veían bien con un vestido de cóctel o sus jeans ajustados favoritos, lo que hacía que cambiar de zapatos durante todo el día fuera la única solución creíble. Pero esto significaba un montón de zapatos debajo de su escritorio en el trabajo, cargando un par adicional cuando salía, y equipaje extra, incluso si ella estaba haciendo un viaje corto.

Frustrada por las opciones de calzado que simplemente no podían mantener el ritmo de su ajetreada vida, Tanya decidió revolucionar los zapatos de mujer al crear un zapato que se adaptara a su vida multifacética.

En 2009 renunció a su trabajo y dio el paso decisivo para tratar de encontrar la manera de hacer realidad el zapato de sus sueños.

Le tomó 3 años de investigación y desarrollo, trabajando con más de 14 ingenieros multidisciplinarios y 6 diseñadores y técnicos de calzado, ¡pero al final su persistencia dio sus frutos!

Todos los zapatos y tacones desmontables de la colección TANYA HEATH Paris combinan la innovación con la artesanía experta, dando como resultado el zapato definitivo para la mujer activa moderna.

Con solo un clic, puede transformar una zapatilla para caminar en un par de tacones de aguja y viceversa. Los tacones no solo te llevan de aquí para allá; también cambian tu estilo. Una bomba de trabajo puede ir de la oficina a bebidas después del trabajo y a la cena con el simple clic de un tacón.

La colección incluye una amplia gama de zapatillas, sandalias, botas y botas bajas y cientos de tacones con diferentes colores, estilos, texturas, motivos y alturas. Las posibilidades son infinitas y tu estilo y auto expresión no conocerán límites.

 

 

No es un absurdo: comprar ropa cara es mejor

5 septiembre, 2017 Leave a reply

ropa

Cada día abre una nueva tienda de ropa donde se pueden encontrar piezas sumamente económicas. Atraídas por el precio sucumbimos y la llevamos a casa donde nos topamos con la realidad: una sola pasada por la lavadora deja la prenda como si se hubiera usado un año.

Así que el bajo precio resultó caro porque la prenda, con frecuencia, sólo es usada una vez.

Al hoyo en nuestro bolsillo se suma el daño ambiental y la explotación laboral que permite a los fabricantes ofrecer ropa a precios tan bajos.

Es mejor ahorrar y comprar una buena pieza que podemos usar más.

¿Qué hacer?

¿Tiene una marca favorita a la hora de comprar sus prendas de vestir? Si es así, revise un poco sobre la compañía que está detrás, cómo trabajan y si hace pública información acerca de su producción o suministro. Aunque sea una tarea algo extraña, le ayudará de todas maneras a saber si usted está apoyando una industria que explota a sus trabajadores.

Marc Bain, reportero de Quartz.com, recomienda comprar menos para contribuir el impacto negativo de la industria.

Comprar ropa más cara, aunque no todas las veces el precio influye en la calidad de las prendas, la gran mayoría de las veces sí, pues cuando usted compra más barato las costuras y las telas suelen ser de baja calidad, por lo que el tiempo de duración va a ser menor. Obligándolo a botar rápidamente esa prenda y a caer en gastos más frecuentes.

Si usted es de esas personas compulsivas a la hora de comprar, las compras baratas no le van a aportar mucho, pues precisamente lo que le parece atractivo, por lo general, son los precios, así que huya de ellos las veces que sean posibles.

Bain recomienda la fórmula de ‘costo por uso’, que se trata de tomar el costo real de la prenda y dividirlo por el número de veces en las que la usará. La ropa más cara será útil si quiere invertir en algo que quiere usar en varias ocasiones.

Compre solamente si está seguro o segura de que lo quiere, esto para que no se le quede en el closet para una sola postura. Es decir, ‘no compre por comprar’.

‘Lifehack’ recomienda no comprar gran cantidad de ropa a final de año, ya que en esta temporada muchas empresas y diseñadores suelen reducir costos en telas más baratas y menos costuras. Lo que quiere decir que hay una mayor dinámica de producción.

Lo vulgar: un gusto, una provocación, un error

24 noviembre, 2016 Leave a reply

barbican

El mal gusto, lo vulgar, suele ser veleidoso y puede enfrentar a cualquiera igual que cuando se discute qué es bello y qué no.

Sobre el tema, el centro Barbican de Londres ha montado The Vulgar: Fashion Redefined, la primera exposición en explorar un territorio intrínsecamente desafiante, pero absolutamente atractivo de mal gusto en la moda, desde el renacimiento hasta el diseño contemporáneo. Examinando la noción en constante evolución de la vulgaridad en la moda mientras se disfruta de sus excesos, el montaje invita a pensar de nuevo qué es exactamente lo que hace algo vulgar y por qué es un término tan sensible y controvertido.

La muestra reúne más de 120 objetos impresionantes, desde trajes históricos hasta alta costura y prendas de vestir, con aportes de destacados diseñadores contemporáneos como Walter van Beirendonck, Chloé, Christian Dior, Pam Hogg Charles James, Christian Lacroix, Lanvin, Moschino, Miuccia Prada, Agent Provocateur, Elsa Schiaparelli, Philip Treacy, UNDERCOVER, Viktor y Rolf, Louis Vuitton y Vivienne Westwood.

Se incluye un vestido diseñado por Hussein Chalayan recubierto de uñas postizas, un sombrero con forma de emoticono del famoso sombrerero Philip Treacy, la polémica campaña de publicidad de Gucci con el pubis de la modelo rasurado en forma de G, un top de Gareth Pugh realizado con monedas de un penique, un vestido con estampado de envoltorio de caramelos de Jeremy Scott para Moschino, el bañador topless de Rudi Gernreich que se convirtió en símbolo de la revolución sexual de los sesenta o la cesta de supermercado de Karl Lagerfeld para Chanel. Cada una de ellas se enmarca en alguna de las 11 categorías en las que se divide la visita, y que bucean en distintos conceptos (como el exceso, la ostentación, la copia, el exhibicionismo, lo barroco o lo popular) que en algún momento han sido considerados vulgares.

Para los curadores de la muestra, Judith Clark (profesora de Moda y Museología en el London College of Fashion y autora de más de 40 exposiciones) y su marido, el escritor y psicoanalista Adam Phillips, el punto de partida fue definir los distintos significados de la palabra vulgar evitando el más obvio y peyorativo. “Siempre tuve ciertos recelos acerca de cómo usaba la gente la palabra vulgar, con tanta convicción, tanto esnobismo. Palabras así no están hechas para que te hagas preguntas, solo para desestimar algo. Queríamos pensar sobre el término en su sentido más amplio”, explicó la curadora en una entrevista con El País.

No es habitual que un psicoanalista participe en la curaduría de una exposición de moda, pero Clark considera que ese hecho fue clave para determinar el enfoque “porque el uso de la palabra vulgar está totalmente relacionado con la educación, las ansiedades y los temores de pertenencia de cada uno”. Lo que viene a decir es que el gusto es un concepto en constante cambio y que la vulgaridad es cuestión de perspectiva; al igual que la belleza, está en los ojos del que mira. “Para un cierto grupo de personas Kim Kardashian tiene el peor gusto posible, pero para otros es un icono de belleza y una maravilla”, coincide el sombrerero Stephen Jones. Y añade: “Como decía Diana Vreeland, ‘no estoy en contra del mal gusto, estoy en contra de la ausencia de gusto”.

Más fotos de la exposición en el sitio oficial de Barbican http://www.barbican.org.uk/artgallery/event-detail.asp?ID=18736

Alerta por cirujanos plásticos con estudios en Sudamérica

25 agosto, 2016 Leave a reply

cirugia

Si tu cirujano plástico tiene certificados de estudios en Colombia, Perú, Brasil o Argentina, es importante que verifiques su autenticidad.

En Colombia se ha generado un gran debate porque el Ministerio de Educación emitió certificados de Especialidad a médicos que únicamente hicieron cursos cortos en universidades de Perú, Brasil y Argentina; lo que presume un fraude, pues no estarían calificados para hacer cirugías plásticas complicadas.

De hecho, la viceministra de Educación Superior de Colombia, Natalia Ariza, anunció que suspenderá las convalidaciones en trámite de títulos de posgrado de cirugía plástica otorgadas por cuatro instituciones: la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Perú, la Universidad de Buenos Aires, la Universidad Veiga de Almeida de Brasil y la Universidad Nacional de la Plata de Argentina.

La denuncia fue emitida por la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica sobre presuntas irregularidades en documentación presentada por algunos médicos que, al parecer, habrían adelantado cursos cortos y los estarían haciendo pasar por especializaciones.

La revista Semana de Colombia dio a conocer que las convalidaciones son parte de una red de corrupción en el Ministerio de Educación.

Seductora y traviesa… lencería que hace historia

18 julio, 2016 Leave a reply

lence

Corsés, crinolinas, sostenes, calzoncillos y ligas centran una exposición que dedica el museo Victoria & Albert, de Londres, a analizar la historia del diseño de la ropa interior desde el siglo XVIII hasta la actualidad.

Titulada “Desnudarse: una breve historia de la ropa interior”, la muestra busca explorar la relación entre la necesidad primaria de lo que se llevaba debajo de la vestimenta con la moda de la época y el ideal corporal.

Susana Cordens, que trabajó en la organización de esta recopilación, dijo a Efe que el objetivo del museo es analizar la historia de estas prendas ocultas y resaltar que “los materiales utilizados han cambiado completamente pero el objetivo es el mismo: higiene y comodidad”.

Organizada en forma circular en una sala del museo, la exhibición reúne más de doscientos objetos, algunos de ellos utilizados por personalidades de la realeza o actrices actuales, como la seductora bata de la diseñadora Carine Gilson que llevó Bérénice Marlohe, en la película de James Bond “Skyfall” (2012).

En concreto, la exposición analiza la historia de la ropa interior desde 1750, cuando se llevaba el corsé y era considerado por las mujeres como indispensable para mostrar la figura.

Por aquella época, fabricar el corsé era una ocupación importante y especializada, pues requería un profundo conocimiento de la moda, la anatomía de la mujer y la sastrería.

La comisaria de la exposición, Edwina Ehrman, explicó que el fabricante solía visitar a sus clientas en sus casas para tomarles la medida, lo que implicaba un íntimo y estrecho contacto con la mujer y su cuerpo.

Entre los corsés figura uno que perteneció a la duquesa de Kent, madre de la reina Victoria (1819-1901), confeccionado a partir de materiales naturales, como era práctica normal en aquella época.

En los distintos escaparates que conforman la exposición se pueden ver numerosos miriñaques, llevados para sostener el volumen y facilitar el movimiento de los vestidos en los siglos XVIII y XIX.

Hay un corsé hecho por la británica Roxey Ann Caplin, con el que ganó una medalla en una exhibición especializada en 1851 porque se adaptaba a las necesidades de las mujeres, al no presionar demasiado los pechos ni los pulmones ni los órganos reproductores.

También hay calzoncillos de hombres, desde unos que cubrían las piernas hasta los que sacó al mercado el exjugador de fútbol del Real Madrid y la selección inglesa David Beckham.

Entre los destacados hay uno elaborado en EEUU en 1887, pensado para dar soporte a los genitales en el caso de los hombres que hacían ciclismo y adaptado después para otros deportes.

Una pieza curiosa es un corsé diseñado en Argentina para bailar el tango, del año 1913, que fue importado al Reino Unido en momentos en que este seductor baile del Río de la Plata causaba furor en Europa y era muy requerido por las mujeres.

Este producto, elaborado con unas cintas que se interconectaban, estaba hecho para controlar la cintura y las caderas y permitían libertad de movimiento, lo que lo hacía ideal para el baile.

La muestra, que podrá verse hasta el 12 de marzo de 2017, cuenta los problemas que había en 1941 para conseguir los materiales para hacer el corsé de la época -usado con ligas para sostener las medias- debido a los problemas de importación y el racionamiento de productos al estallar la II Guerra Mundial (1939-45).

Entre las piezas hay algunas de lencería contemporánea de La Perla, de Stella McCartney o Paul Smith, así como unas polainas en color carne diseñadas en 1989 por Vivienne Westwood.

La exhibición resalta, además, la labor adicional de la ropa interior, pensada para ser “seductora y traviesa”, que le permita a quien la lleve expresar “deseos y fantasías”.

Historia de la invencible celulitis

28 junio, 2016 Leave a reply

28 cel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Se estima que 9 de cada 10 mujeres han tenido, tienen o tendrán celulitis en algún momento de sus vidas, sin importar su estatura, peso, dieta, lugar de residencia, profesión o estilo de vida.

Hoy gastamos mucho tiempo y dinero en erradicarla, pero en varios momentos de la historia, la celulitis formó parte del ideal de belleza. ‘Las tres gracias‘, obra pintada en el siglo XVII por Peter Paul Rubens, muestra a tres mujeres voluptuosas, orgullosas de sus cuerpos, y sí, con la llamada ‘piel de naranja‘ en sus piernas.

La primera mención de la celulitis se da en 1873 con la aparición de esta palabra en el diccionario médico Littré & Robin. Es definida como una “inflamación del tejido celular”. Sin embargo, no tiene una connotación negativa sino hasta 1933, cuando la revista francesa de belleza Votre Beauté declaró en un artículo que la celulitis es “una acumulación de agua, toxinas, residuos y grasa contra la que es muy difícil luchar”.

A Estados Unidos, el término llegó en 1968. Según documenta el libro ‘The Lost Art of Dress: The Women Who Once Made America Stylish‘, la revista Vogue escribió sobre una mujer que había esperado mucho tiempo para ser “diagnosticada” con celulitis y ahora era muy tarde para hacer algo por su “enfermedad”.

Pronto, la industria cosmética llenó los estantes con miles de productos para acabar con esta condición terrorífica. Hoy, para muchas mujeres, tener celulitis es una característica que la sociedad no perdona.

Pese al miedo infundado a esta condición, la celulitis no es una enfermedad, ni debe ser diagnosticada, a menos que se trate de la infección bacteriana poco común conocida por el mismo nombre y provocada por las bacterias estafilococo y estreptococo. De lo contrario, “es una caracterísitica sexual secundaria, algo así como los senos”, dijo a Broadly el investigador del Instituto Francés de de Salud e Investigación Médica Inserm, Max Lafontan.

Por su parte, la investigadora de la Escuela Médica de Harvard, Molly Wanner, concluyó después de analizar los tratamientos disponibles contra la celulitis en un exhaustivo estudio, que no hay soluciones definitivas contra ella y que “todas las alternativas muestran resultados muy leves, que no se mantienen en el tiempo”.

Es muy seguro que hayas tenido celulitis y te hayas sentido tentada a combatirla. Pero la realidad es que es una “enfermedad inventada”, como la llamaron los científicos F Nürnberger y G. Müller en su estudio de 1978.

En palabras de la autora Germaine Greer en el Washington Post, “Érase una vez un mundo en el que hombres y mujeres admiraban algo de grasa con hoyuelos. Tuvo que llegar el marketing del siglo XX para hacerlo asqueroso”.

 

Fuente: www.fucsia.co

 

Zapatos: ¿adorno o herramienta?

17 junio, 2016 Leave a reply

 

17 pies

 

Te quiero como a mis zapatos viejos, es una frase que solemos decir con todo el corazón.

Y es que los zapatos viejos no nos dañan los pies, podemos caminar con ellos sin cansarnos… los tenemos domados.

El comentario viene a cuento por lo que circula en redes sociales sobre acabar con la tiranía de los zapatos y la exhibición de lesiones que provocan algunas sandalias de moda.

Caemos rendidas ante diseños fabulosos. Pensamos en adornar los pies y olvidamos que la esencia de los zapatos es proteger el pie mientras caminamos, es pues una herramienta de uso cotidiano.

Si sólo  nos despojamos de los zapatos para dormir, es necesario que nos demos tiempo para buscar los que logren equilibrar la hermosura con la comodidad, pues tampoco se trata de ir por la vida con zapatos cómodos al pie pero incómodos a la vista.

El País hizo un recuento sobre el caso:

Las marcas que más triunfan en la industria de ropa interior hoy en día son aquellas que han entendido que no hay mejor mensaje de marketing que defender que la comodidad no tiene por qué estar reñida con el diseño. Pero en el calzado (aún) no es así. Basta con echar un vistazo al último desfile de la colección crucero de Marc Jacobs, donde varias modelos se cayeron al pisar la pasarela con unos botines traicioneros, ante la estupefacción contenida de los asistentes. El otoño, además, viene cargado de plataformones imposibles: 19 centímetros en Marc Jacobs, 17’7 centímetros en Gucci o 14 en las botas mosqueteras de Balenciaga. No obstante, la altura no siempre tiene que ir reñida con la comodidad. Como bien advertía Manolo Blahnik: “unos buenos stilettos pueden ser más cómodos que una plataforma horrenda”. Sólo hay que esmerarse más en que así sea eligiendo los diseños adecuados.

Al final, elegir los zapatos correctos, tiene que ver con aplicar la lógica: “Es importante que el calzado se adapte a nosotros, no nosotros a él. Es cierto que hay trucos como utilizar crema hidratante en el pie o poner un poco de crema al zapato para tolerarlo mejor. Pero en general, si un zapato hace daño lo recomendable es no seguir usándolo. Si molesta desde el principio, no es buena señal”, resume el podólogo Miguel Cánovas dejando claro que ‘hacer callo’ no es la solución al problema.

El remedio pasa más bien por que “las mujeres cambiemos la cultura del calzado”, tal y como rezaba otro de los comentarios de una lectora. En un momento en el que las actrices se han quejado de los insufribles tacones (y algunas los han mandado a freír espárragos), la industria aprueba el feísmo ortopédico en pos de la comodidad y las jóvenes españolas se apuntan a la lucha contra la dictadura de las rozaduras en los pies a través de las redes sociales, no cabe duda que las ansias de cambio están ahí. Básicamente para poder seguir caminando.

¿Quieres demandar a tu estilista?

14 junio, 2016 Leave a reply

13 esti

Todas hemos pasado malos ratos en el salón de belleza: un mal corte, una coloración extraña, cabello quemado o que se cae a pedazos.

Generalmente en México, solemos hacer un entripado, una escena de gritos y cambiamos de estilista.

Pero resulta que sí hay posibilidades de que te reparen el daño o al menos te devuelvan el dinero que invertiste en el look.

Si bien no hay una norma o ley específica para salones de belleza o peluquerías, se trata de un servicio de un proveedor a un consumidor y como tal está sujeto a la Ley Federal de Protección al Consumidor y a lo que establece la Norma Oficial Mexicana número NOM-174-SCFI-2007.

Así que si te dejaron el cabello hecho un desastre bien puedes acudir a www.telefonodelconsumidor.gob.mx

Cabe indicar que las estéticas están obligadas a:

Exhibir los precios de servicios generales

Informarte sobre las características del servicio y respetar los precios exhibidos

Entregarte factura, recibo o comprobante en el que consten los datos específicos del servicio prestado

Darte todas las indicaciones, recomendaciones o advertencias técnicas para el cuidado del cabello después del procedimiento por el que pagaste (luces, extensiones, tinte, permanente…)

Explicarte si hay riesgos en el procedimiento

Crema ¿humectante o hidratante?

24 mayo, 2016 Leave a reply

23 humec

Sí, a todas nos ha pasado: cuando leemos las etiquetas de las cremas pensamos que humectante e hidratante es lo mismo… pero sucede que ¡NO!

Y entonces nos enfrentamos a un dilema ¿cuál me sienta mejor la humectante o la hidratante?

Si bien la mejor opinión será la de tu dermatólogo, es importante saber la diferencia entre ambas.

Humectante: Proporciona agua en las áreas resecas y crea una barrera que nos ayuda a mantenerla y protegernos de los factores agresivos del medio ambiente. Su acción es en la superficie de la piel.

Hidratante: Proporciona agua a las capas profundas de la piel y ayuda a que permanezca ahí.  Su acción es a nivel celular.

Existen diversas recomendaciones generales, como que la humectante es para pieles jóvenes y/o secas y que la hidratante para pieles maduras y/o mixtas y grasas; pero recordemos que cada rostro tiene su historia y es en función de ésta que debemos actuar.

Tendencia para uñas: transparencias

19 abril, 2016 Leave a reply

transparencia 10

Durante esta temporada del año date vuelo jugando con transparencias en tus uñas. La imaginación no tiene límite porque, por fortuna, eso de uniformar las uñas se quedó en el pasado.

Aquí te presentamos algunas ideas.

Dedícate tiempo, recibirás muchos elogios y amarás más tus manos.

 

 

Page 1 of 712345»...Last »

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome