Morir de “antojo”, la sexualidad en la época prehispánica

inah

 

 

En el marco de la muestra temporal Semillas de vida. La sexualidad en Occidente, la cual presenta virtualmente el Museo Regional de Historia de Colima y puede recorrerse a través del canal INAH TV, en YouTube, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) impartió, también en formato digital, la conferencia ¿Cuerpo, género y sexualidad como capital cultural?

Impartida por la doctora Edith Yesenia Peña Sánchez, investigadora de la Dirección de Antropología Física (DAF) de la institución, cuenta la sexualidad en la época prehispánica.

Al ejemplificar cómo la sexualidad individual tiene efectos en la colectividad, incluso en aspectos como la salud de terceros, la doctora Peña citó la conocida historia de la hija de Uemac, señor de Tula.

Recopilada por fray Bernardino de Sahagún, esta historia relata que la hija del gobernante de Tula se encontraba recorriendo el mercado de dicha metrópoli, y vio a un joven huasteco, completamente desnudo, que vendía chiles.

Días después, la joven cayó víctima de fiebres y requirió ser examinada por los sabios de Tula, quienes coincidieron en que estaba “enferma de antojo”, por lo cual Uemac tuvo que comprar al joven huasteco y llevarlo hasta su palacio para que aliviara a su hija.

Actualmente, mencionó la investigadora, en comunidades indígenas como Suchitlán Comala, en Colima, por medio de la antropología se ha conocido la creencia de que algunas enfermedades de los recién nacidos se originan cuando éstos son producto de una relación sexual adúltera.

Otro caso que la conferencista usó para hablar sobre el género como capital cultural, fue el de los muxes de la región zapoteca del Istmo de Tehuantepec, donde el llamado “tercer género”, integrado por individuos con genitales masculinos que asumen socialmente roles femeninos, es aceptado por la colectividad ya que desempeña una función vital en ritos como las velaciones, y cumple funciones de apoyo al hogar y a las personas mayores.

“Un muxe o un ngui’u —para el caso de las mujeres que asumen roles masculinos— concretiza a un sujeto que no es necesariamente hombre o mujer, sino que integra los campos simbólicos de ambos géneros”.

En las comunidades indígenas de nuestro país, añadió la doctora, pueden encontrarse diversas construcciones acerca de las identidades sexuales. Un caso muy distinto a los muxes o ngui’u, dijo, es el de los nawikis rarámuris.

“Entre los rarámuris sucede que, cuando el esposo de una mujer muere, su ente energético puede ‘entrar’ en el cuerpo de otra mujer de la comunidad, la cual debe cumplir las funciones de sustento e, incluso, las de apoyo a las necesidades sexuales de la esposa”.

 

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome