El amaranto sí es fuente de ¡alegría!

3 amaranto

 

Si te gusta picar entre comidas, una buena opción es comer alegría, sí el amaranto en marqueta. Tiene propiedades benéficas para la salud e incluso ayuda con el tratamiento o prevención de enfermedades como osteoporosis, colesterol en la sangre, así como el poder antioxidante que presenta gracias al tocoferol (vitamina E).

Una de las proteínas más importantes del amaranto y que puede servir para prevenir enfermedades cardiacas, nutricionales, renales, entre otros, es la amarantina. Si se agrega a las tortillas esta proteína, las aportaciones nutricionales se incrementan de forma importante, además de que el sabor y la textura del producto también mejoran.

Las enormes cualidades de este pseudocereal (amaranto), su sola proteína permite obtener un balance nutritivo adecuado. El porcentaje proteínico de este grano es de entre 13 y 18 por ciento, además presenta altos grados de lisina (aminoácido necesario para la formación de todas las proteínas del organismo).

Otra de las cualidades del germen es su rápida absorción en nuestro cuerpo, sin importar si se consume molido o tostado.

Todo esto queda claramente documentado en el libro, Los alimentos mágicos de las culturas indígenas mesoamericanas (FCE, 2006), publicación de Octavio Paredes López, Fidel Guevara Lara y Luis Arturo Bello Pérez, en el que se explica también que el almidón del amaranto es muy peculiar, toda vez que se puede utilizar como agente que ayuda a espesar alimentos y hasta como retenedor de humedad en los cosméticos.

Asimismo se expone que los granos del amaranto contienen entre siete y 10 por ciento de aceite y al menos 76 por ciento de este es insaturado, alto en linoleico (elemento básico en la dieta básica de los seres humanos y que solo se obtiene a través de los alimentos); además de que presenta un alto grado de escualeno, aceite valioso para la industria cosmética, que se extrae del hígado de tiburón.

 

¿POR QUÉ LA “ALEGRÍA” DEL PRODUCTO?

El doctor Paredes López, Fidel Guevara Lara y Luis Bello Pérez describen que el uso del amaranto se tiene registrado desde la época precolombina, donde era muy popular, pero ya los aztecas lo usaban en actos ceremoniales, mezclándolo con sangre. Con la llegada de los españoles, este acto dejó de llevarse a cabo y el consumo del producto cayó.

Es en la época precolombina cuando el amaranto aparece en forma de “alegrías”, que no es más que la semilla puesta en comal hasta que revienta, mezclada con miel. Este nombre lo reciben porque, al ser consumidas por los indígenas, estos se ponían a cantar y bailar del gusto.

Actualmente este producto es consumido principalmente en los estados de Tlaxcala, Puebla, Estado de México, Morelos y Ciudad de México, siendo Puebla el mayor productor de amaranto, junto con el maíz, frijol, calabaza y chile, además de ser la cuna de donde emerge la semilla, pues existen vestigios con más de siete mil años de antigüedad en Coxcatlán, según lo señala la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

 

USOS COMERCIALES MÁS COMUNES

Además de emplear el amaranto como preventivo de algunas enfermedades, también se usa en casos con problemas digestivos, de cansancio, así como en mujeres que están lactando, ya que ayuda a incrementar la producción de leche materna.

No obstante, a nivel comercial y sin que pierdan sus propiedades nutricionales, se pueden encontrar atoles, harinas para pasteles, cereales, panes, galletas, pastas, papillas, granola y hasta mezclado con chocolate o vainilla.

Pero a nivel de investigación, los científicos han descubierto que al mezclarse con avena o trigo, por ejemplo, su contenido proteínico aumenta considerablemente e incluso, nixtamalizado para la elaboración de tortillas o botanas “tendría un buen impacto debido a la calidad nutrimental y a la gran aceptación en países extranjeros por los productos nixtamalizados”.

Fuente: Agencia Conacyt

https://www.google.com.mx/search?q=amaranto&espv=2&biw=1280&bih=666&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwiqxorN777MAhVG8WMKHbL6DHwQ_AUIBigB#imgrc=0fkngJhZGfN20M%3A

 

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome