La espera terminó

19 hola

 

NEOCASADA

Por: Alma Campos

Pues hoy por fin regresa Uli, estuvo dos semanas de viaje y ya por fin hoy termina la espera. No sé para quienes fue más difícil, si para mí que ya en alguna ocasión nos había tocado estar separados poco más de un mes por cuestiones de trabajo, o para mis hijos, que esta fue la primera vez que estaban lejos de papá por tanto tiempo.

Siempre se dice que quien se queda la sufre más que quien se va, y no me cabe la menor duda que es así; acá nosotros seguimos con nuestros días normales, entre escuela, trabajo y actividades extras, pero con la diferencia que cada día que terminaba, no llegaba Uli a casa con nosotros. Él por su lado, entre trabajo y experiencias nuevas, en un lugar completamente nuevo, pues me imagino que se le pasaba más rápido el tiempo, extrañándonos aunque sea un poco (quiero pensar). La diferencia de horario no siempre facilitó el poder comunicarnos con él, pero cuando lo hacíamos, aunque brevemente, le hacíamos saber lo mucho que lo extrañábamos y que ya lo queríamos de regreso.

En estas épocas “modernas” a los hijos ya les es normal el que los papas (los dos) trabajen, o que salgan de viaje, y se queden con los abuelitos como si en su vida nada estuviera cambiando. Antes de tener hijos, por cuestiones de trabajo viaje muchísimo, cosa que actualmente ya no hago gracias a Dios, pues no me imagino estar más de 2 días sin ver a mis hijos, sin leerles un cuento por las noches, sin darles los millones de besos que siempre les doy, e irlos a ver dormidos todas las noches, soñando que sueñan conmigo y que así serán felices para siempre.

Pero nadie nos enseña a las esposas, ni a los maridos, a no extrañarnos tanto en uno al otro. Si bien entiendo que el viaje es tema de trabajo y que antes que otra cosa, me hace sentir muy orgullosa el ver lo que Uli hace, lo que ha conseguido a través de años enteros de esfuerzo, prueba y error y sobre todo perseverancia y ganas de alcanzar una meta establecida, no puedo hacer a un lado lo triste que aún me siento cuando se va. Han pasado casi 12 años de que nos casamos, y llevamos casi 16 años juntos, y aun siento la misma tristeza y el mismo vacío en el pecho cuando él se va, como la primera pelea que tuvimos de novios hace ya casi 2 décadas. No sé si me extraña igual o más o menos que yo, y no pienso ponerlo a medición pues no siento que de esa forma me quiere más o menos; igual yo, no lo quiero ni más ni menos cuando lo extraño tanto, solo me siento como a medias, como si me dejo en pausa por un tiempo, y aun y cuando trato que mi vida transcurra “lo más normal posible”, no puedo evitar el sentir que una parte de mí está ausente, a la espera de estar de nuevo completa y con la parte que me falta.

Me considero independiente, capaz de hacer cuanta cosa se me plante en la cabeza y en el alma, pues así he sido siempre, pero de verás que esto de estar sin él no me gusta nadita. Soy una mujer madura, moderna y muy muy enamorada de mi marido, me gusta esperarlo cada noche a que regrese del trabajo, no le hago la cena, pero si le cuento que fui al super para que si quiere, se haga una queca de perdis. Muchas noches no lo espero despierta cuando llega tarde del trabajo, pero a media noche, cuando me despierto y veo que ya está dormido a mi lado, busco su mano para tomarla, y de paso darle un pellizco si es que esta roncando demasiado. Y por las mañanas, me voy cuando aún ellos 3 están dormidos, pero a Uli lo despierto para despedirme con un beso, y cada mañana, desde hace más de 10 años (¡caray siempre he entrado a trabajar más temprano que el!), se medio despierta, me corresponde el beso y me dice que me vaya con cuidado.

¡Ya le dije que al próximo viaje nos vamos a ir con él! bueno, la verdad es que no lo vería muy viable que digamos, pues en viajes de trabajo, ni modo, hay que apechugar y quedarse extrañando a que el marido vuelva, sano y salvo y eso sí, con regalos de bienvenida, que es lo mínimo que merecemos los que nos quedamos aquí tristeándole la ausencia. En una de esas hoy si le hago la cena de bienvenida, al fin que ayer fui al super y sí compre tortillas y queso.

 

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome