Divorcio necesario, causales de enfermedades de transmisión sexual e impotencia sexual

enfermedadesHABLEMOS DERECHO

Por: Yasser Alejandro del Castillo García

Consultor Jurídico 

 

En las legislaciones civiles o familiares que contemplan causas del divorcio encontraremos una en donde se establece que el padecer sífilis, tuberculosis, o cualquiera otra enfermedad crónica o incurable que sea, además, contagiosa o hereditaria, y la impotencia incurable que sobrevenga después de celebrado el matrimonio, son circunstancias que llevarán al divorcio necesario.

Si se hace mención expresa a la sífilis y tuberculosis era porque en el momento en que se redactaron los códigos civiles para regular las situaciones familiares, que fue entre el año 1907  hasta el 1940, esas enfermedades, que están ligadas al hacinamiento y la pobreza, eran verdaderas pandemias en nuestro país. Así que con el ánimo de proteger a los cónyuges y  restantes miembros de la familia, se dejó en las reglas estas enfermedades dada su importancia contextual al momento de redactar la legislación.

La base de nuestra legislación familiar tiene su origen en una ley que se denominaba “Ley de Relaciones Familiares” promulgada en 1917, y en su exposición de motivos, en lo referente al matrimonio se dijo que la reglamentación de esta institución jurídica descansaba en la idea de asegurar los intereses de la especie y de los mismos cónyuges. Se concebía que el matrimonio tenía una función de perpetuar la especie y por ello los esposos no  debían de padecer ni sífilis ni tuberculosis porque dejaban a sus hijos herencias patológicas que los hacen débiles e incapaces para el trabajo eficiente y transmitían a las siguientes generaciones dichos perjuicios.

Pero no crea que en relación con el control de la tuberculosis estamos muy bien. Según lo reporta el CONACYT y en relación con el Reporte Global de Tuberculosis del año 2012 emitido por la Organización Mundial de la Salud el 95 por ciento de las muertes por tuberculosis se producen en países de ingresos bajos y medianos y México ocupa el tercer lugar en América Latina en incidencia de tuberculosis pulmonar.

En relación a la sífilis, ésta es una enfermedad de transmisión sexual. Hay un “bicho”  (agente es el término médico correcto) que se denomina Treponema pallidum y es el que causa la sífilis. Según datos de la Revista de la Facultad de Medicina de la UNAM la sífilis afecta más a los hombres promiscuos de entre 20 a 44 años de edad y ataca a los grupos de población de homosexuales, y los que se dedican a la prostitución.

Los factores sociales que favorecen su propagación son la pobreza extrema, el hacinamiento, la educación sexual inadecuado o deficiente, las familias con portadores asintomáticos  (no se manifiestan síntomas, pero está presente la enfermedad) la estigmatización social, la guerra, y la desorganización social. Se estima que en México por cada 100 mil habitantes, 1,82 tiene sífilis.

No obstante la referencia directa a estas dos enfermedades, la Ley abre la posibilidad a cualquier otra enfermedad bajo la condición que sea crónicas o incurables y que sean contagiosas o hereditarias. Entonces caben varias enfermedades incluso el VHI que se ve asociada a la sífilis y que tiene las condiciones antes apuntadas.

De hecho y como una medida preparatoria al juicio o incluso como una medida preventiva para la salud del cónyuge sano y su familia se puede solicitar al Juez de lo Familiar la suspensión de la obligación de cohabitar con el cónyuge enfermo.

Ahora, en relación a la impotencia sexual, se manifiesta en el funcionamiento anormal del órgano sexual del hombre o en la incapacidad para sostener relaciones sexuales pero que esto impida la reproducción. Esta causa descansa en la idea de la perpetuación de la especie humana. Entonces pudiera existir el caso en que haya incapacidad para sostener de manera frecuente relaciones sexuales, lo que en principio impediría que la mujer quede embarazada, pero si ello no impide la reproducción desaparece la casual.

En ambas causales es necesario demostrar las situaciones a través de dictámenes médicos, ya que ellos son los especialistas que pueden determinar la existencia de las enfermedades, su clasificación, su pronóstico para la vida y la función y esta información le será de apoyo al Juez para decidir si se actualiza o no la causal.

Agradezco mucho su comunicación y sugerencias para los temas de los cual les hablo. Si desea alguna asesoría jurídica estoy a sus órdenes. Sigo pendiente a través de estos medios de contacto:

  • Correo electrónico: yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com
  • Facebook: https://www.facebook.com/yasseralejandrodelcastillo
  • Twitter:  https://twitter.com/YasserAlejandr1
  • WhatsApp: 2223259978

Les envío mis atentos saludos.

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome