El mítico “segundo aire”

40

NEOCASADA

Alma Campos

Aún no cumplo 40, aunque cerca sí que ya estoy, a tan solo 3 años de llegar al temido cuarto piso, hace un par de meses había declarado que me había llegado “mi segundo aire”. Todo ocurrió una noche de viernes que Uli y yo salimos con unos amigos a un cantabar, y todo estaba planeado para ser muy light, un par de cheves tan solo, y a lo mucho una o dos canciones nomás pa que no dijeran que no cantamos…… la noche terminó a las 6 de la mañana del sábado, después de haber conocido (tardíamente) las Perlas Negras, ¡agarré una fiesta de aquellas! Pero no de borrachera, yo lo adjudicaba a mi segundo aire…. Poco tardó Uli en romper mi nube al decirme que todo era gracias a la Taurina de las Perlas Negras, la cual se me bajó por ahí de las 6 de la tarde del sábado, y acto seguido ¡caí fumigada! Con solo dos horas de sueño que llevaba ese día, en verdad pensaba que estaba teniendo la llegada de una segunda juventud, no estaba cansada, no tenía nada de sueño…. hasta que la taurina se eliminó de mi sistema y entonces mi cuerpo me recordó que ya NO tenía 18 años como para andar un sábado como si nada con tan solo dos horas de sueño. Lo bueno que me quedó de ese día fue haber conocido las Perlas Negras….¡¡yujuu!!

Repetí  la hazaña un par de semanas después, y de nuevo llegamos a casa a la mañana siguiente, de nuevo dormí como dos horas o hasta menos, y de nuevo caí muerta ese sábado a las seis de la tarde. Quería insistir en el concepto de mi Segundo Aire, pero de nuevo Uli me recordó a la bendita Taurina, causante de que yo pudiera andar como si nada, hasta que la eliminara por completo.

¡Qué bueno que en mi juventud (la real) solo tomaba cerveza!, pues así no tomaba tanto, ni llegaba tan tarde a mi casa… quien sabe que adulto sería en este momento si hubiera parrandeado más de la cuenta en mis años mozos… ¡gracias a Dios por mi ignorancia de no conocer las benditas Perlas antes! Aquí hago el oportuno agradecimiento a mi amiga Liz por presentármelas, y a mi amiga Romy por hablarme siempre tan bien de ellas; ¡gracias amigas! ¡Han endulzado mi vida maravillosamente!! (y que conste que no me pagan por anunciar a las perlas ¿¿ehh??)

¡¡A Uli sí que le llegó el segundo aire!! ¡¡¡Anda de una galanura desatada!!!! No quiero hablar más de la cuenta de él, no vaya a ser que a alguien se le antoje conocerlo, pero ¡en serio que le llegó! Hace un par de semanas salimos a una cena de trabajo, y así muy casual y como si nada, quisieron presentarle a alguien… conmigo a escasos metros de distancia. ¡Háganme favor! Adjudico exceso de alcohol en la mujer que tan tontamente quería presentarle a una amiga, pero bueno, de que levantó pasiones ¡las levantó! Y la semana pasada, de nuevo salió a un evento de trabajo y de plano se terminó yendo cuando otra fulana en cuestión, nomás no entendía que es casado y que su fiera (osease yo), lo iba a matar si llegaba tarde…

Si no es clara la alianza de matrimonio en el dedito izquierdo, más la insistente mandada a volar por parte de Uli, que alguien me explique ¿qué hay que hacer entonces? Pasó conmigo y sin mí, ¡qué miedo! Pero Uli, ¡tú muy bien!

Si existe o no el “segundo aire” al menos en mi caso sigue siendo un misterio, o ¿será que llega hasta cumplir los 40 reglamentarios? Con 37 primaveras en mi haber, siento que viví mi juventud en los años en que así la representaba, ¡y muy bien vividita! Salí, regresé, hice y deshice como bien se dice, pero no le haría el feo a sentirme de nuevo así, y no solo por el hecho del folklor y el desmán, si no por sentir la misma vitalidad, energía y fuerza que tenía…

Ahora me confieso más cansada todos los días, duermo menos pero me levanto igual de temprano; un viernes perfecto para mí es con mis hijitos dormidos en mi cama a las ocho de la noche y yo viendo la tele con Uli. El jueves de locura es cuando Uli regresa de viaje temprano y cenamos los cuatro juntos para luego perseguir entre los dos a los hijos para meterlos a bañar y luego hacerles coco wash para que se duerman en su cama. El sábado lo declaro un éxito rotundo cuando regresamos a casa con los hijos ya dormidos, los traspasamos a su cama con éxito (o sea, sin despertar), y entonces Uli y yo nos hacemos la cena, abrimos una cheve, platicamos un rato en la cocina, y nos subimos a ver una peli o la UFC si es que pelea alguien interesante como para mantenerme despierta…. Sorry pero lo demás que hacemos ¡no lo puedo contar aquí!

¿Ya estaré chochita? ¡Quién sabe! A ver cómo me va cuando llegue al cuarto piso… Yo siento que muy bien. Lo que más satisfecha me hace sentir, en menesteres de fiestas y antro, es que Uli y yo parrandeamos desde que nos hicimos novios ¡¡hasta el cansancio!! Aunado a eso, tengo gratas experiencias que contar y recordar de salidas de antro en otros países, otras latitudes en las que de plano jamás me imagine estar, así es que si me llega o no mi segundo aire, no me agobia, más bien ¡me quedo con que sigo en mi primer aire!

Y Uli, sirva el espacio para la amenaza amistosa de que, si a ti SÍ te llegó, ¡¡¡te mato si te portas mal!!!

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome