El casi aniversario 

NEOCASADA

Alma Campos    

casados

La próxima semana cumplo 11 años de casada, pero decidí escribirlo desde ahora, la mera verdad solo porque en este momento me llego la inspiración de escribir, y además porque la semana próxima quien sabe que estaré haciendo o si me dará tiempo de escribir esto que quiero contar. Pues total que ya casi cumplo 11 años de casada… si bien sabía el día que me casé que lo estaba haciendo para toda la vida, si puedo decir que no supe en qué momento se me pasaron 11 años al lado de Uli! Bueno, oficialmente llevamos juntos casi 15 años, se vale contar los años de novios ¿qué no? así es que llevo más de 1 década al lado de mí amado marido….

Mi vida ha cambiado tanto en 11 años, he cambiado tanto de residencia, de código postal, de ser dependiente a que dependan de mí, de estar sola a felizmente acompañada, de dormir solo con Uli a esquivar 4 brazos y 4 piernas extras por las noches en mi cama, de gastarme un dineral solo en zapatos, a gastármelo en colegiaturas e hipoteca, de dormir hasta las 10am los fines de semana a agradecer cuando paso de las 7am sin que me despierten para ir a ver Barbie o Pokemon en la tele. Pase por supuesto del título de señorita al de señora y después al de mamá de… por qué en la escuela de los hijos una no es ni siquiera la señora del marido, ¡ya no más! ahora solo soy la mamá de mis 2 hijos que van en la misma escuela.

Y hablando de títulos, de todos los que tengo o he podido tener, el de mamá de mis hijos es por mucho mi favorito, pero debo aceptar también que, contra viento y marea, contra mis principios más arraigados de feminista consumada como me gusta considerarme, el de señora de mi marido ya es uno de mis favoritos también. Cuando acabe la maestría me gustaba bromear diciendo que ahora debían llamarme Maestra, pues mi título de Maestría bien lo justificaba. Por supuesto eso nunca pasó, ni siquiera cuando di clases me decían maestra, vaya, ¡ni miss me decían! todos mis alumnos me llamaban por mi nombre, con eso de que ahora la juventud es tan moderna, ni esperanzas que a la miss le digan miss, y aquí entre nos, me gustaba que me llamaran por mi nombre, así me sentía como “una de ellos”.

                Cuando me casé, Uli me presentaba muchas veces como su esposa…. osea, no decía: “les presento a Alma, mi esposa”, no, solo decía: “les presento a mi esposa”…. entonces yo estiraba la mano para saludar y decía: “esposa de Uli, mucho gusto”…. A todos les caía muy simpático por supuesto, y nadie se enteraba que en verdad lo hacía porque me molestaba la presentación que Uli hacía de mí. Quiero pensar que era la juventud la que me traicionaba en ese entonces, pues ahora, cuando me presenta en algún evento del trabajo o algo así, me encanta que diga: “les presento a mi esposa”…. ¿qué me pasó en estos 11 años que cambie tanto de opinión sobre ese tema? Se aceptan comentarios y sugerencias al respecto…

A 11 años de haber dado uno de los SI más importantes de mi vida, siento que hubieran sido apenas un par de meses tan solo. ¿11 años de la vida son mucho tiempo no? O bueno, tal vez no tantos considerando los muchos que me faltan aún (espero) por vivir, pero lo que sí puedo asegurar es que fueron más rápido de lo que hubiera pensado. Ayuda por supuesto haberlos pasado tan divertidos, tan impredecibles, tan cambiantes y erráticos como los hemos pasado Uli y yo, pero no quita que 11 años, o lo que es lo mismo, 132 meses, o 48,180 días, ¡suene a bastante tiempo! Pero insisto, ¡los he pasado y vivido de lo mejor!

Feliz casi aniversario Uli! Gracias por las risas, las lágrimas, los corajes, los enojos y las alegrías. Gracias por mi casa, por mis zapatos, mis flores, mis cheves, mis dulces, mi coche, mis sorpreTous, gracias por tu amistad, por tu amor, tu pasión, tus arranques, tus necesidades compartidas, tus problemas, tus confesiones, tus secretos, tus impuntualidades, tu pasión, tus ronquidos y tus sueños enredados con los míos… Pero sobre todo, gracias infinitas por mis hijos,  por dármelos, por amarlos tan desquiciadamente como yo, por peinar a la chirrirriri, por enseñar a andar en bici a mi pollo, por consentirlos, quererlos, educarlos y regañarlos… son el perfecto resultado del amor que siento por ti, y que un día, hace casi 15 años, empezó solo como lujuria a primera vista como me gusta llamarla…

neocasadabuenoeditado

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome