La noción jurídica del trabajo en el hogar

laboresdelhogarHABLEMOS DERECHO

POR: Yasser Alejandro del Castillo García

Consultor Jurídico

 

En muchas entidades federativas cuando la mujer se dedicó a las labores del hogar puede gozar del derecho de una “pensión alimenticia” en el caso de divorcio necesario o también en el caso de divorcio bajo la causal de separación de cuerpos por más de dos años independientemente del hecho que lo genero.

Este derecho es sistema de compensación se coloca puesto que puede darse el caso en que la mujer solo se dedicó a la atención de las labores domésticas y por eso mismo no tuvo oportunidad de estudiar y ejercer una profesión o comercio que le permita después de terminar el matrimonio encontrar de manera mediata una fuente económica de ingresos.

Lo cierto es que la ley no otorga una noción de lo que debe entenderse por el término “labores del hogar” que pudiera parecer muy común o muy fácil de explicar, pero desde la perspectiva del derecho debe de quedar bien establecida su significación. Y es relevante puesto que en estos casos, cuando se busca este tipo de pensión compensatoria es necesario evidenciarle al juez que efectivamente la mujer de dedicó a las labores del hogar.

Insisto en que el término pudiera parecer común y cualquiera me podría decir que las labores del hogar son lavar, planchar, hacer la comida y cuidar a los hijos. Alguien más me podría decir que no tan solo es eso sino la aportación moral y de acompañamiento que hace la mujer no solo al marido sino a los hijos.

Recientemente la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió un amparo directo en revisión (4909/2014) en donde por primera vez se determina qué actividades son inherentes a las “labores del hogar”. Esta interpretación surgió porque en el Distrito Federal una señora solicitó una pensión de alimentos como compensación por haberse dedicado al cuidado del hogar.

Ante la Corte alegó que el artículo 267, fracción VI, del Código Civil para el Distrito Federal vulnera los derechos a la igualdad y no discriminación, ya que se le obliga a probar que se dedicó a las labores del hogar y que una norma que exige probar esta circunstancia a una ama de casa no es equitativo en relación con el hombre a quien de una u otra manera es más fácil probarle que tiene ingresos económicos, desde la perspectiva que ambos son “trabajos”.

La Primera Sala, para darle contestación a sus agravios, en una parte de la sentencia, tuvo necesidad de delimitar a qué se refiere el término “labores del hogar”. Se parte entonces de que en el hogar hay una serie de tareas que se materializan de manera directa y otras que se materializan por una gestión y que independientemente de ello ambas tareas son sujetas de la compensación a que me he referido.

Le transcribo textualmente lo que la Primera Sala de la Corte estima como una división de dichas tareas del hogar:

“…

  1. Ejecución material de las tareas domésticas. Estas actividades pueden consistir en barrer, planchar, fregar, preparar alimentos, limpiar y ordenar la casa en atención a las necesidades de la familia y del hogar.
  2. Ejecución material de tareas fuera del hogar, pero vinculadas con la organización de la casa y la obtención de bienes y servicios para la familia. Estas actividades involucran gestiones ante oficinas públicas, entidades bancarias o empresas suministradoras de servicios (luz, agua, teléfono, gas), compras de mobiliario y enseres para la casa, así como de productos de salud y vestido para la familia.
  3. Realización de funciones de dirección y gestión de la economía doméstica y de la vida familiar. Estas actividades comprenden dar órdenes a empleados domésticos sobre el trabajo diario y supervisarlos, así como hacer las gestiones para la reparación de averías, mantenimiento y acondicionamiento del hogar.
  4. Cuidado, crianza y educación de los hijos, así como el cuidado de parientes que habiten el domicilio conyugal. Estas tareas abarcan el apoyo material y moral de los menores de edad (y, en ocasiones, de personas mayores). Por ejemplo, las acciones consistentes en la atención, alimentación y acompañamiento físico de los dependientes, llevar y recoger a los niños de la escuela, acompañarlos al médico, organizar las actividades extracurriculares, acudir a entrevistas con los profesores del centro escolar y, en general, asistirlos personalmente en sus necesidades.”

A partir de estos rubros se puede comprender con mayor precisión dos cosas, la primera que es las circunstancias que deben evidenciarse a un Juez para que considere que efectivamente una mujer se dedicó a las labores domésticas.

La segunda que es de mucha relevancia es la de otorgar una clasificación de esas actividades que permite tener una brújula en relación con la noción de las que se han denominado “labores del hogar” que por increíble que parezca siempre ha reinado el desorden en cuanto a su apreciación.

Si desea que le platique sobre algún tema jurídico en específico, o desea una consulta jurídica, recuerde que estoy a sus órdenes y permanezco en comunicación a través de redes sociales y correo electrónico, que son:

Correo electrónico: yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/yasseralejandrodelcastillo

Twitter:  https://twitter.com/YasserAlejandr1

WhatsApp: 2223259978

Les envío mis atentos saludos.

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome