La importancia del nombre

HABLEMOS DERECHO

Por: Yasser Alejandro del Castillo

nombresLa Organización de las Naciones Unidas estima que para el año 2011 en este plantea habitábamos 7 mil millones de personas. Somos una sociedad excesivamente grande y que ha multiplicado a sus miembros de manera exponencial desde que el hombre empezó a habitar la tierra que se estima que fue aproximadamente en el año 10 mil antes de cristo.

Todos los humanos que habitamos en este planeta tenemos características que nos hacen muy semejantes, pero siempre deseamos que nos distingan de entre todos ya sea por nuestras cualidades o aptitudes.

Socialmente es relevante colocar una forma de diferenciación objetiva entre las personas y esto lo observamos en el momento en que Usted y yo requerimos de una identidad y que el estado asegure el reconocimiento de su individualidad.

En el caso de nuestro sistema jurídico se contemplan mecanismos para individualizar a las personas. Por principio le cuento desde la perspectiva legal, le decimos persona a todo ser humano que ha nacido vivo ya que solo en esta circunstancia existirá una actividad social que trascenderá ante el grupo social. Como este individuo será el que tenga interacción en la sociedad es necesario individualizarlo a través del nombre. La importancia del nombre tiene dos aspectos, uno el de la propia identidad ante los demás y otro el de hacer realidad la familia exogámica.

Hay una variedad de circunstancias que nos hacen distintos los unos de los otros, pero yo creo que la mayor de las distinciones es nuestro nombre que no es sino la distinción fonética (la forma hablada) a las personas. De hecho el derecho al uso del nombre se otorga a toda persona y surge desde la infancia.

¿Cómo se forma el nombre? El nombre se forma con el “nombre propio” que también le decían “nombre de pila”; así como el apellido paterno del padre y paterno de la madre.

Se le dice (o decía porque ya no lo escucho tan seguido) nombre de pila al hacer referencia a la pila bautismal, el lugar de donde se extrae el agua bendita para bautizar y “ponerle nombre” al bautizado.

Esto del nombre propio es la palabra o palabras que se enuncian para designar a una persona, por ejemplo “Yasser Alejandro” es la forma fonética (cómo me dicen o cómo me llaman) y es una parte de lo que me hace distinto a las demás personas, cuando les llamamos.

La elección del nombre, en circunstancias normales, se realiza por el padre, la madre, o la persona que presenta a registrar a una persona ante el Juez (u Oficial) del Registro del Estado Civil. Hay ocasiones en que no registran a los niños nacidos vivos de inmediato o en el término de 6 meses que contemplan la gran mayoría de codificaciones civiles o familiares por diversas circunstancias y cuando son grandes los niños o incluso adultos acuden a registrar su nacimiento.

La imposición del nombre propio es libre elección de la persona que presenta al registrado. Cuando me llevaron a registrar (según me cuentan porque no me acuerdo) mi padre eligió llamarme Yasser y mi madre Alejandro. La única limitante en la imposición del nombre es que sea por lo menos un nombre. Pueden ser dos, tres, cuatro. Si Usted se llama “María Teresa del Sagrado Corazón de Jesús” tiene cinco nombres, las preposiciones no cuentan como nombre.

Lo que si no es de libre elección ni imposición es el apellido. El apellido tiene una función de etiquetar a las familias. Es importante tener el rastreo del grupo familiar al que pertenecemos porque nuestra sociedad basa la reproducción y perpetuación de la especie bajo la figura de la familia exogámica.

Según cuenta Federico Engels en su “Origen de la Familia, la Propiedad Privada y el Estado” en la sociedad de los primeros hombres que habitaron este plantea había dos formas de organizar las familias, una endogámica y otra exogámica. La familia endogámica procreaba a sus miembros solo con los mismos miembros de esa familia, el problema era que las generaciones siguientes tenían defectos genéticos y tendían a extinguirse.

En la familia exogámica los miembros se reaccionaba con otras familias para formar otras nuevas, lo que aseguraba que no existieran defectos genéticos y pudiera prosperar la reproducción y así se ha perpetuado la especie humana. Para que siga funcionando así es necesario identificar los orígenes familiares y la etiqueta se encuentra en los apellidos.

Siempre vea porque coloquen de manera correcta su nombre. Si lleva acentos, si se escribe con dos letras juntas, si lleva preposiciones en el nombre o en el apellido (como el mío que es “del Castillo”) o si es compuesto su apellido (Ponce de León, que es un solo apellido) pues de lo contrario Usted no es esa persona.

En las siguientes entregas hablaremos derecho sobre la protección al nombre y la forma en que se permite hacer correcciones cuando ha quedado mal asentado el registro en el acta de nacimiento y cuándo se puede cambiar.

Gracias por seguirme a través de YouTube y estar en contacto a través de redes sociales y correo electrónico, que son:

Correo electrónico: yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/yasseralejandrodelcastillo

Twitter:  https://twitter.com/YasserAlejandr1

Les envío mis atentos saludos.

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome