Jodidos pero contentos

contentosPor VÍCTOR GORDOA

Leo reportes internacionales de índices de productividad, obesidad o corrupción y México ocupa los peores lugares en casi todos… menos en uno… el del Índice de Felicidad. ¿Suena contradictorio verdad?

Asunto muy subjetivo…

Si ya definir la Felicidad constituye un problema filosófico difícil de abordar, medirla se me antoja algo imposible por las aristas subjetivas y relativas que tiene el tema. Si yo les preguntara amables lectores, para ustedes ¿Qué es la Felicidad? estoy seguro que no alcanzarían las páginas de este diario para dar cabida a sus reflexiones y respuestas y que difícilmente podrían ser rebatidas puesto que su definición de Felicidad sería el producto de la percepción que cada uno tuviera acerca de lo que los hace felices por lo que se convertiría en un problema de imagen personal de la Felicidad ya que lo que para unos pudiera traducirse en dinero y bienes materiales, para otros podría residir en el vivir en familia o lograr la integración mística con la divinidad.

¿Qué te hace feliz?…

Al menos la mayoría de los estudiosos están de acuerdo en que la Felicidad es un estado de ánimo que se complace en la posesión de un bien. Trataré de explicar. Un estado de ánimo es aquél que se desprende de un sentimiento que se conserva latente mediante la repetición del estímulo que lo causó. Si te hace feliz una mujer y la ves a diario, bueno pues podrás decir que gracias al enamoramiento que ella te produce tú eres feliz. Sin embargo está la otra parte del concepto, la de la posesión de un bien que es la que viene a complicar más las cosas pues ¿La posesión de qué bien te hace feliz? En Occidente la posesión de dinero y bienes materiales se identifica con bienestar, pero de acuerdo con quienes los poseen en abundancia ello no significa el aseguramiento de la Felicidad. Conozco a muchos ricos que cambiarían todo su dinero con tal de que volviera la salud perdida o el hijo fallecido y viven tristes en medio de la opulencia. Paradójicamente mucha gente que goza de salud o de una familia estable vive triste por la carencia de un bien material. Otros, sobre todo en oriente deciden separarse de lo material para concentrar su vida en lo espiritual, renunciando al mundo y sus tentaciones intentando iluminarse para lograr la unión con Dios, sin embargo al final del nuevo camino muchos tropiezan y regresan más infelices de lo que estaban.

Soy feliz y me vale…

Por estas reflexiones me parece que intentar medir la felicidad es un asunto harto difícil y querer hacerlo al nivel de un país todavía más. Estoy seguro que no piensa ni siente igual un frío suizo que un brasileño caliente y si añadimos que específicamente en México los problemas y las carencias son objeto de queja diaria ¿En qué nos basamos entonces para responder contundentemente que somos felices? Creo que la respuesta está en nuestra manera de manejar la adversidad, llámese la muerte, la enfermedad, la pobreza o la decepción política. Da igual. Con absoluto desprecio de la realidad solo vemos lo que queremos ver, convirtiendo nuestra percepción en realidad y reaccionando de acuerdo a ella. Es un asunto de percepción compartida que produce una respuesta colectiva unificada, por eso lo expongo como un caso de Imagen Pública. Ese es el secreto de nuestra supervivencia a todas las calamidades que suceden en nuestro país. Nos pasan cosas y vivimos en condiciones que difícilmente harían que la gente de otras latitudes pudiera decir que vive feliz, sin embargo en México creemos que sí se puede y así cantamos, bailamos, hacemos memes y nos reímos de todo convirtiendo la triste realidad en una eterna pachanga que nos hace olvidar que las dificultades existen. Resulta que somos felices porque creemos que lo somos. Así de sencillo. O sea que el índice de felicidad hace bueno el refrán que dice que en México vivimos jodidos pero contentos, la verdad… ¡Qué maravilla!

Fuente: http://blog.imagenpublica.com.mx/

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome