El cambio de nombre

cambiodenombre

HABLEMOS DERECHO

Por Yasser Alejandro del Castillo García

¿Cómo nos ponen el nombre? Lo  normal es que cuando somos niños, nos presentan ante el Juez (u Oficial) del Registro Civil. También puede ser que más grandes o no tan niños se haga esta presentación que en algunas entidades federativas no existe más sanción si no la de incrementar el derecho (pago) por la inscripción extemporánea. Incluso adultos mayores que nunca tuvieron acta de nacimiento pueden acudir a registrarse, en eso no hay límite de edad.

Es más, el catorce de agosto del dos mil quince, el Sexto Tribunal Colegiado del Primer Circuito  hizo una interpretación sobre el artículo 40 del Código Civil para el Distrito Federal y estableció que esta reglamentación admite la posibilidad de registrar de forma extemporánea el nacimiento de una persona cuando no hayan existido registros, se hayan perdido, estuvieren ilegibles o faltaren las formas en que se pueda suponer que se encontrará el acta, y estableció que aun ante la presencia de la muerte de esa persona que no inscribió su nacimiento, está en posibilidad de hacerse.

Aquella es una situación extraordinaria, pero en lo cotidiano de la vida al registro de nuestro nacimiento nos pueden presentar nuestros padres, uno solo de ellos, nuestros abuelos, nuestros tíos o incluso una persona que no sea de nuestra familia.

Esa persona o personas que nos presentan son las que nos imponen el nombre. Y  como se lo platiqué anteriormente esta imposición es libre. En esto no podemos elegir, y menos cuando somos infantes. El resultado de la elección de nombre puede ser denigrante. Lo que le voy a contar en verdad pasó y fui testigo de ello: Una señora a quien apodaban “Godtzilla” decidió llamar a su hijo “Godzuki” y así quedó asentado en su acta de nacimiento.

Puede ocurrir que al asentar el nombre impuesto el juez (u oficial) del Registro Civil asiente abreviaturas del nombre. La ley establece que cuando una autoridad deba escribir lo haga sin abreviaturas esto es, debe asentar las palabras completas. Es común que la palabra “María” se abrevie “Ma.”. Así inscrito en el acta la persona se llama “Ma.” Y no “María”.

La ley establece distintos mecanismos para cambiar el nombre. Hay que dejar bien claro lo siguiente, no me puedo quitar o cambiar los apellidos por mi voluntad. Sí existe posibilidad en virtud del reconocimiento o desconocimiento de la paternidad o maternidad, de lo cual le quiero platicar en otra entrega por lo extenso del tema.

El apellido es una etiqueta que debemos ostentar ante la sociedad a efectos de no mezclarnos sexualmente con nuestra propia familia. Lo que sí puedo modificar del apellido es un error ortográfico.

A través de rectificaciones administrativas que se promueven ante el Registro Civil puede obtenerse estas modificaciones cuando se han cometido errores ortográficos o mecanográficos tanto en el nombre como en el apellido. Como trámite administrativo lo que se desea es enmendar un error que tiene una trascendencia hasta cierto punto menor. Le digo que es menor porque finalmente no haremos una transformación sustancial a nuestra persona, sino se hará una corrección por el error cometido.

Si lo que deseo es variar el nombre esto se realiza a través de un juicio. Como esto es juicio le recomiendo que esté asesorado técnicamente por un abogado, puesto que hará la valoración y podrá seleccionar con base en la ley si lo que debe promoverse es un juicio o debe de realizarse el trámite administrativo  que le platiqué en los párrafos anteriores.

En la variación del nombre es importante establecer que toda modificación al nombre, por pequeña que pueda parecer (adicionar, suprimir, que quede bien escrito) nos hace ser otra persona y para generar certeza jurídica para mí, mis familiares y otras personas, es por lo que se ventila un juicio.

Hay un demandado y es el juez (u oficial) del Registro Civil. A parte se deben publicar edictos haciendo saber a cualquier persona que estamos promoviendo una modificación de nuestro nombre y que sepa de esta situación para que incluso de estimarlo necesario pueda manifestarse ante ello. También se debe de llamar a juicio al Agente del Ministerio Público del ramo familiar.

Como en todo juicio, es necesario llevarle pruebas al juez en el sentido de que nuestro nombre no corresponde a la realidad con la que nos presentamos en sociedad, o incluso que el nombre nos causa un agravio. Esto se puede demostrar a través de documentos públicos en donde conste la manera en que nos hemos hecho llamar, en algunas ocasiones podremos llevar testigos de estas situaciones.

Solo si se han demostrado las exigencias previstas en la ley para hacer la modificación a nuestro nombre el juez decretará en una sentencia que se debe modificar el asiento realizado por el juez (u oficial) del Registro Civil quien deberá hacer la modificación en el acta original y las reproducciones posteriores estarán con la corrección.

En algunas ocasiones es necesario justificar que una persona se le conoce indistintamente por uno o todos sus nombres, por ejemplo que Rafael R.L., es la misma persona que José Rafael  Manuel R.L., y para hacer esta justificación puede tramitarse una información testimonial de identidad, de la cual le platicaré la siguiente semana.

Estoy a sus órdenes y permanezco en comunicación a través de redes sociales y correo electrónico, que son:

Correo electrónico: yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com

Facebook: https://www.facebook.com/yasseralejandrodelcastillo

Twitter:  https://twitter.com/YasserAlejandr1

Les envío mis atentos saludos.

2 Respuestas to “El cambio de nombre”

  1. Los cambios de nombre son el ultimo grito de la moda en las leyes mundiales!

  2. El cambio de nombre deberia ser libre para el bebe, ya sea que tenga 2 años o 30, se puede hacer sin problemas

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome