Gracias, perdón, lo siento y te amé

adiósDE CHICA QUERÍA SER ESCRITORA

Por Hilda Vergara

 

No tengo más lágrimas que derramar por mí, por ti por nuestro amor.

Nuestro camino juntos parece que está a punto de terminar.  No por mí, no por ti, sino por los dos.

Ha sido largo nuestro caminar a través del tiempo. Creímos haber hecho una familia y de pronto termina. Y termina no por mí, no por ti, por los dos.

No tengo palabras que puedan describirte con cortesía. Ya no digamos con amor, porque éste se acabó justo cuando decidimos ya no valorarnos, ya no amarnos, ya no respetarnos.

Pero a pesar de todo, hoy te digo: gracias, perdón, lo siento y te amé o tal vez aún te amo.

Gracias, por la vida juntos donde hemos procreado nuestra descendencia, que serán testigos vivientes de nuestro pueril amor a quien por nuestro apurado ritmo de vida, no le dimos la oportunidad de crecer hasta convertirse en un amor adulto, maduro y pleno.

Gracias, porque en su momento, supe qué era el amor tierno, seguro, incondicional y sublimemente respetuoso y mutuo.

Perdón, por no llenar las expectativas de tu vida.

Perdón, por no cumplir con la promesa que te hice de amarte hasta que la muerte nos separara.

Perdón, por amarte más de lo que tú me amaste.

Perdón, por olvidarme de mí  y pensar siempre en ti.

Perdón, por no tener más fuerza y coraje para defender lo indefendible o fortalecer el sentimiento de amor que algún día nos unió.

Lo siento,  no debí aferrarme a la ilusión de tener una familia, me declaro humildemente derrotada.

Lo siento, por haberte obligado a vivir una ilusión en donde también yo me engañaba.

Lo siento,  no puedo ser sumisa ni abnegada, no puedo seguir contracorriente…

Te amé, tanto como puede ser capaz una mujer de amar, respetar y esperar.  Y esperé, esperé mucho para que camináramos por el mismo camino y al mismo paso, no sé en qué parte de este túnel oscuro de dudas, caprichos y sin razones nos perdimos.

Te amé, tanto que te di, mi juventud, mis ilusiones y esperanzas. No me arrepiento, porque fue justamente lo que en su momento quería.

Y si te digo te amé, no es porque hoy en día no te amé, sería estúpido de mi parte decirlo.   Esto de amar no se quita de la noche a la mañana… sólo que me siento herida, enojada, ofendida y humillada.  Pero mi dignidad esta íntegra para poder decirte que así como un día te amé, lograré arrancarte de mí piel que está impregnada de ti, lograré arrancarte mi vida donde eras mi rector, lograré arrancarte de mi mente para tenerla abierta y fresca para pensar en un futuro.

No hay vuelta de hoja, la decisión está tomada. Mi valentía de mujer está agotada para una esgrima más.

No tengo más lágrimas que derramar por mí, por ti por nuestro amor.

Tu epifanía terminó, sé feliz.

3 Respuestas to “Gracias, perdón, lo siento y te amé”

  1. lola martinez dice:

    No siempre podemos salvar nuestro matrimonio

  2. MILTON dice:

    EN VERDAD QUE ME HA SORPRENDIDO USTED, ROMANTICA PLUMA VERGARA….

  3. rosy rios dice:

    que versatil Hilda, felicidades por tus escritos

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome