La guarda y custodia de los hijos

guardaHABLEMOS DERECHO

POR: Yasser Alejandro del Castillo García

En la columna anterior le platicaba que en muchas ocasiones las madres quieren que los papás no convivan con sus hijos. Las razones son variadas, pero generalmente se centra en un pleito entre los padres. Lo triste del asunto es que convierten en moneda de cambio a los hijos porque condicionan la convivencia entre padre e hijo por solventar necesidades económicas. Esto tiene muchos matices, en algunas ocasiones justificadas, pero desde la perspectiva legal no es lo correcto.

El concepto de “guarda y custodia” se debe mirar como una institución protectora de las relaciones que hay entre los padres y los hijos. Aquí ocuparé la palabra padres refiriéndome a los dos, es decir a mamá y a papá, independientemente de que ellos estén casados, vivan en concubinato, procreen en amasiato o cualquiera que sea la forma en que convivan entre ellos.

¿A qué se refiere el concepto? Se refiere a la regulación legal del cuidado material de los hijos. El cuidado material se traduce básicamente en el lugar en donde está viviendo el hijo así como la persona que va a realizar ese cuidado. En el caso de la guarda y custodia esas obligaciones son el del ejercicio de la patria potestad, el de proporcionar alimentos, y el de proporcionarles a los hijos un desarrollo integral.

La obligación en el ejercicio de la patria potestad es la representación legal de los hijos para el ejercicio de sus derechos y obligaciones que tienen los hijos frente a cualquier otra persona. El deber de proporcionar alimentos es el de proveerles en relación a las posibilidades económicas de los padres y las necesidades de los hijos, los recursos económicos o materiales suficientes de alimentación, vestido, vivienda, educación y salud. El deber de proporcionarles un desarrollo integral va ligado a la idea de que se desarrollen en un entorno familiar que les sea propicio para que sean individuos que se puedan integrar a la sociedad.

¿Cómo se materializa? Aquí hay varios supuestos, uno de ellos es que mamá y papá vivan juntos, el otro es que mama y papá vivan separados.

Cuando viven juntos la guarda y custodia es compartida. Ambos padres ejercen patria potestad, ambos deben proporcionar alimentos, ambos deben de contribuir a que el hijo se desarrolle en un entorno familiar adecuado. Esto implica que las decisiones para materializar estos derechos se hagan de común acuerdo.

Cuando mamá y papá no viven juntos, en principio deberán ponerse de acuerdo en quién tiene materialmente a los hijos, cómo va a visitar el padre que no se quede con ellos, cómo va a realizar las contribuciones para sufragar los alimentos y cómo contribuirá a que los hijos se desarrollen en un entorno familiar adecuado.

Cuando hay una discusión en torno a con cuál de los dos padres el hijo se va a quedar, que eso es la guarda y custodia, a petición de uno de los padres el juez de lo familiar resolverá la controversia.

Podrá ser el más malo de los padres, o de las madres, pero tiene derecho a convivir con su hijo. Aunque sean 5 minutos a la semana, pero tendrá derecho a ello. Esto es así porque es un derecho que tienen los hijos y que emana de la Convención sobre los Derechos del Niño y de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes (Artículo 59, esta ley es federal.), pensado así: “es bueno que los hijos convivan con sus padres”.

Yo entiendo la parte en la que uno de los padres dice: “es que le causa mucho daño convivir con el papá (o la mamá) porque es un desobligado, no le interesa su hijo, no le presta atención, etcétera; por eso no quiero que conviva con él”. Hay que ser objetivos y para eso están los jueces. Cuando la convivencia con uno de los padres es de tal grado que le perjudica a un hijo en su desarrollo personal, el juez puede suspender estos derechos de convivencias.

¿Cómo sé que la convivencia es perjudicial? No hay un parámetro legal establecido, solo hay una directriz que es el “interés superior del menor”. Quien califica esta directriz es el juez de lo familiar, y será basándose en pruebas que los padres le presenten quien va a determinar si la convivencia es perjudicial o no lo es y si le restringe la convivencia o no a uno de los padres.

La próxima semana le platicaré sobre “los tutores”.

Gracias por sus comentarios y sugerencias de temas en mi correo electrónico: yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com

Así también aprecio mucho que me siga por Facebook: https://www.facebook.com/yasseralejandrodelcastillo y por twitter: https://twitter.com/YasserAlejandr1

Les envío mis atentos saludos.

 

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome