Curación de las heridas, amarlas y aceptarlas

aceptaciónPor Mara Rodríguez Masdefiol*

Ya se mencionó la importancia de aceptar incondicionalmente nuestras heridas, así como las máscaras que has permitido que tu ego cree para ocultar tus heridas y evitarte sufrimiento. ¿CÓMO EMPIEZO A SANAR MIS HERIDAS?

“Amar y aceptar una herida significa reconocerla, saber que has vuelto a la tierra para solucionarla y aceptar que tu ego ha deseado protegerte al crear una máscara”

Por lo tanto, agradécete por haber tenido el valor de crear y conservar una máscara que te ha ayudado a sobrevivir, sin embargo hoy esa máscara te perjudica más de lo que te ayuda. Ahora puedes decidir vivir aún si te sientes herido. Ya no eres ese niño pequeño que no podía curar su herida, que tenía miedo de no ser aceptado y amado, o que lo llegaran a abandonar. Ahora eres un adulto con experiencia y madurez, que entiende que no necesita ser aceptado o que el amor empieza con él mismo, no lo tiene que esperar de afuera,  y que ese sentimiento de abandono, es absoleto, porque mientras uno no se abandone, ese temor se disipará.

Recuerda que amarte significa otorgarte el derecho a ser tal como eres ahora. Significa aceptarte aún si haces a los demás lo mismo que les reprochas. El amor no tiene nada que ver con lo que haces o con lo que posees.

EL AMOR VERDADERO ES LA EXPERIENCIA DE SER TU MISMO

Amarte es concederte también el derecho a herir a los demás y a veces rechazarlos, abandonarlos, humillarlos, traicionarlos o ser injusto con ellos, muy a tu pesar, esta es la primera y la más importante etapa en la curación de las heridas, pero pregúntate cuál máscara pudo hacerte reaccionar así, para dictar tu conducta ante otros o ante ti mismo, reconoce que era la única forma que tenías de protegerte, pero ahora lo identificas, entendiendo que eres un humano, y que puedes asumir las consecuencias, cualesquiera que sean.

El hecho de ser humano significa que no puedes agradar a todos, y que tienes el derecho a tener ciertas reacciones, también humanas, que pueden desagradar a otros, todo ésto sin juzgarte ni criticarte.

MI PROPIA ACEPTACIÓN ES EL ELEMENTO DESENCADENADOR QUE PONE EN MARCHA LA CURACIÓN.

Y en efecto, descubrirás que mientras más derecho te des a traicionar, rechazar, abandonar, humillar o ser injusto, ¡MENOS LO HARÁS! Otra manera de sanar es averiguar qué vivieron nuestros padres, ya que la historia se repite de generación en generación, y esto seguirá sucediendo en la medida en que no haya un verdadero perdón, esto nos lleva a ser más compasivos y comprensivos por ellos. Recuerda que no necesariamente habrán vivido experiencias idénticas a las tuyas, pero si habrán sentido las mismas heridas y acusado a sus padres de lo mismo que tú, hasta llegar a guardar resentimientos hacia ellos. Al conocer tú este proceso, puedes ayudar a tus padres a liberarse de emociones contenidas desde hace tiempo, y además de que se mejora la relación entre ustedes, vas sanando la herida que se va transmitiendo de generación en generación, o sea, que transformas tu sistema familiar. Y tú, te has preguntado ¿que haces por tu sistema familiar?, en la medida en que tu empieces a hacer tu propio trabajo, ya estás haciendo mucho por los tuyos, así que ¡EMPIEZA YA!

Poco a poco, voy haciendo grandes cambios que me van llevando a vivir más en armonía conmigo mismo.

*La autora es licenciada en psicología, especialista en desarrollo humano y psicoterapia para niños, adolescentes y adultos con enfoque Gestalt y humanista. Si te interesa contactarla puedes hacerlo en su número móvil 2221199224.

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome