Música que inspira

1npMi esposo ha sido un gran maestro musical para mí. Me ha enseñado desde bellas melodías como “Laura se te ve la tanga”; me convenció de ir a un concierto de Metallica, con el terror que me daba el que me cayera “agua”  encima; me ignoró para ir a ver a Café Tacuba, y un largo etcétera, pero todo se compensa cuando un día me dijo: escucha esta canción, ¡está increíble! La canción se llama “Si este Mundo acaba Hoy”, de División Minúscula. La puso en el coche, y me fue difícil esconder las lágrimas que de inmediato me salieron. He de confesar que soy de lágrima fácil: me hace llorar tanto la desgracia más desgraciada del mundo, armarme alguna historia en la mente que termine en tragedia, y hasta los comerciales de la tele, o Grey´s Anatomy cuando sale un capítulo desgarrador. Pero esta canción verdaderamente abusó.

Una estrofa dice: si pudiera escuchar una última voz, sería la de mi madre diciéndome hijo siempre fuiste el mejor…. Lloré pensando en mi madre, en que si de verdad me quedara un día de vida y escuchara su voz, sí quisiera que me dijera que lo hice bien. Creo que no importa la edad que tengamos, siempre buscaremos la aprobación de los padres, pero sobre todo de la mamá, aquella que nos dio la vida, y que queremos siempre, siempre, estar de acuerdo con ella, no hacerla enojar ni mucho menos hacer sentir mal y por supuesto queremos que nos diga que estamos bien, que lo que hacemos es lo correcto. Pensé por supuesto en mis hijos, en que ahora YO soy la mamá de alguien, y pensé en la enorme responsabilidad que esto conlleva. Soy la responsable, al menos estos años y otros más espero, de las personas que serán, de cómo se desenvolverán en esta vida, de las familias que en un futuro ellos formarán. Pensaba si ellos quisieran también que yo les dijera que lo hicieron bien, y yo sola me consolé pensando que sí que lo querrían.

Otra parte habla de dejar nuestras huellas grabadas en la tierra y que no se borren jamás. ¡Esta necesidad que tenemos los humanos de prevalecer! Desde lo más fantástico como sería la fuente de la eterna juventud, y estar aquí por siempre, pasando por lo más etéreo que es la rencarnación, el regreso a este mundo en otra forma o en alguien más, hasta lo más real que yo encuentro para vivir de verdad por siempre, que son los hijos. A veces pienso que tener hijos es el acto más desinteresado del mundo, pues dejas tu vida entera por ellos y en ellos.  Tu tiempo deja de ser tuyo, tus decisiones ya no son solo pensando en ti, tu mente esta en otro lado y por supuesto tu alma deja tu cuerpo para vivir en el de alguien más que es el de tus hijos. Pero también he pensado que tener hijos es el acto más egoísta. Por medio de ellos uno vive más tiempo, no sé si eternamente, pero si al menos el doble de lo que deberías vivir, y eso considero yo, es bastante tiempo. A través de ellos yo seguiré aquí cuando me haya ido, una parte de mi estará aun presente, y si lo hago bien, hasta parte de mi carácter, mi forma de ser, o hasta mis mañas/hábitos/costumbres, seguirán aquí también. ¿Es egoísta buscar la forma de permanecer no? Pues gracias a mis hijos permaneceré.

No es la única canción que me ha hecho llorar por supuesto, pero sí resulta ser la que más tiempo me ha dejado pensando sobre el tema. No saco la idea de mi mente de qué haría el último día de mi vida. Además de ser un tanto tétrico lo acepto, es bastante enganchador. Por primer pensamiento solo pasan mis hijos, sus lindas caritas, la risa, su voz, sus manitas tocándome (o ¡jalándome el cabello!), sus ojos viéndome cada día que llego por ellos. Pienso en Uli, en su olor, sus manos, su risa, su cara de serio cuando quiere que entienda algo que no quiero entender, en los besos que nos hemos dado y los que quiero que nos demos. En mis padres también, en si les habré dicho las suficientes veces cuanto los amo, o si los habré defraudado demasiadas veces, pero me lo perdonan por los lindos nietos que les di, en todo el amor que se tienen y que supieron compartirlo con nosotros. En mis hermanos, en cuanto los quiero y cuanto me han hecho enojar también. Pero más más en cuanto los quiero. En fin, pienso en toda la gente que rodea mi vida, y lo siento señores de División Minúscula, ¡pero un día no es suficiente!

Además de las canciones profundas y conmovedoras, soy gran fan de más géneros musicales. Cuando escuchas en un mismo playlist una cumbia, a Caifanes, Botellita de Jerez, un guapango, Metallica, y música clásica, probablemente sabes que hay algo chueco en tu mente, pero musicalmente hablando, la vida es así más divertida. Ahora escucho canciones como “Libre soy” o “El gato viudo”, pero de la misma forma en que mis hijos cantan desgarradamente “libre soy, no puedo ocultarlo más”, mientras bailamos (o al menos lo intentamos) igual que Elsa lo hace en la película, cantamos también “brindar por el amor, sufrir por el dolor, tomando una cerveza la vida se ve mucho mejor”. Uli me ha enseñado tanto musicalmente hablando, que espero poder hacer lo mismo con mis hijos…. ¡solo no sé si el Panteón Rococo es la mejor opción! (¡sé que lo es!).

neocasadabuenoeditado

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome