Vista de Rayos X

chava

“…Ustedes ven también, no me digas que no, sólo que son discretas. Pero cómo no mirarlas si es un verdadero placer admirar la creación divina…” Frase célebre de un gran amigo a su mujer cuando veíamos un video de clases de baile que la escuela impartía y donde ella aparecía.

La realidad es que estábamos viendo a todas bailar, todas de pants pero cada una se movía diferente, cada una con una gracia especial, nadie igual a nadie y muchas muy rítmicas.

Recordé aquellos tiempos en la preparatoria cuando las famosas fonomímicas o interpretaciones de canciones de moda. ¡Qué tiempos! Todas mis compañeras, aunque uniformadas, se distinguían por sus atributos físicos. Nuestra mente volaba al ver a aquella que mejor cuerpo tenía. Y cómo no, las hormonas, los comentarios y la tangible realidad nos daban mucho qué pensar. Es claro que a pesar de que todas estaban uniformadas, esto es que la ropa era la misma, no se veían igual, no claro que no.

Y a esto vienen las preguntas: ¿qué miran los hombres en las mujeres?, ¿qué es lo primero que ven los hombres? Los ojos, la boca, el cabello, las pompas, las bubbies, las piernas…

Las preguntas son trilladas como lo son las respuestas. Recuerdo que en varias ocasiones ya he participado en estas discusiones que siempre terminan de la misma manera.

La mezcla es muy rica, románticamente hablando la forma de ser, su mirada, su sonrisa, físicamente en la estatura, el color de la piel, los ojos, las bubbies, las pompas y las piernas; con la experiencia te fijas en su forma de ser, su inteligencia, su trato y que sea sencilla e interesante al hablar, pero siempre, ante todo hay un click en algo. Ese algo siempre es físico a menos que seas invidente.

La verdad de las cosas aquí es donde aparece un elemento muy importante en el tema y se refiere a la ropa y cómo vistes. Y es que las mujeres siempre se visten como se sienten o como quieren sentirse. Las puedes ver en pijama y la pijama puede ser de franela en un coordinado de pantalón y camisa o una playerita muy ligera con un short cortito. Este ejemplo tradúzcanlo en cualquier situación, con jeans, con uniforme, de falda, de pantalón, con blusa larga o corta, con la espalda descubierta o como si fuera de monjita, el calzado también es muy, pero muy importante, los zapatos de tacón son siempre muy sexis pero tomando en cuenta que una cosa son las zapatillas y otra las botas de casquillo.

Al tema: los hombres siempre, siempre vamos a voltear a ver a una mujer. La situación puede ser muy discreta o cínica y descarada… depende del “espécimen” que lo haga.

Reza la frase que: “aquellos que te tratan como princesa, fueron educados por una reina”.

Aun así es parte de nuestra naturaleza observar y admirar a una hermosa mujer o sus atributos físicos que son únicos y la hace diferente a otras. Esto encuentra una comprobación científica en la reproducción y supervivencia de las especies, que hacen que sean mayormente atractivas aquellas mujeres con busto más grande, caderas y pompas más redondas y piernas bien torneadas.

Todo lo anterior, que quede claro que es en absoluto y particular gusto. Habrá quien alguna vez haya conocido a ese hombre atractivo, buen mozo, con personalidad y con una pareja totalmente distinta a él, o viceversa. Y vuelve aquí la pregunta: ¿Qué le vio? No sé, algo le vio, o como dicen hubo química.

Para explicar mejor mis argumentos basta con sentarse en algún lugar concurrido, chequen a las parejas, chequen a las mujeres, ¿cómo se ven?, ¿cómo se mueven?, a pesar de estar muy bien formadas ¿son sensuales?, si fueran hombres ¿voltearían a admirarlas?

Quiero explicar algo que en más de una ocasión pasa y me refiero a la imaginación, que es la más grande ilusión de la realidad individual que o se confirma o se muere en la desilusión.

Me refiero a que, sí, los hombres tenemos “vista de rayos x”. Lo confieso. Cuantas veces mi mujer se acerca y me pregunta reiteradamente si se ve bien, si le queda como se vistió y la respuesta es afirmativa, claro que se ve muy bien, siempre que maneje esa actitud. De ahí, cuando es un vestido nuevo, pegadito, una blusa escotada, zapatillas, tal vez medias, falda, la mirada se me va, mi imaginación corre y vuela, ya la conozco, infinidad de veces la he besado por todo el cuerpo pero si me preguntan que le vi, la respuesta es la misma, lo que me gusta.

De ahí que si vamos a una fiesta, varias veces he cachado a otros admirando a la mía y la culpa la tienen sus genes y su hermosa figura.

Soy sincero, hay muchas formas de ver, hay muchas miradas y todas tienen un mismo origen el atractivo del sexo opuesto. Nunca me referiré al morbo, esas no son miradas.

Mujeres, con todo respeto, son hermosas y si en alguna ocasión la mirada es de rayos x, créanme que a alguien le gustan y mucho.

____________________________________________________________________

Abogado egresado de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, con estudios de Maestría en Administración Pública.

Amante de los viajes, los autos y los perros, contará todo sobre el mundo masculino.

Experto en asuntos de estado: estado civil casado y feliz

Una respuesta to “Vista de Rayos X”

  1. Monserat dice:

    Me encantó. Son sínicos hasta para escribir y lo más impresionante es que como me siento me veo y me ven¡¡¡

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome