Neosoltera: ¿decisión, destino o desatino?

1nspRosenda mira el techo de su recámara. Se lo sabe de memoria, aunque las proyecciones que ha hecho sobre éste han cambiado con los años.

Como todas las mujeres un día soñó tener un hermoso, espectacular y “único” vestido de novia, bailar con un príncipe azul y dejar a sus papás que no hacían más que gobernar su vida.

Así lo soñó hasta que llegó a la universidad cuando tomó los libros con seriedad y dejó de fantasear.

La educación le mostró un mundo hasta entonces lejano y casi de fantasía. Uno, en el que no era necesario casarse para deshacerse del gobierno de sus padres. Uno, en el que con algo de empeño y trabajo le permitía gobernarse sin tener que lidiar más que con las miraditas de las buenas y decentes conciencias.

Los profesores hicieron lo suyo al criticar, hostigar y condenar a las MMC. En todas las universidades se abre una brecha entre las mujeres, las que van a estudiar MMC (mientras me caso) y las que tienen en la mira hacer de verdad una carrera profesional.

Rosenda vio en los 5 años de universidad a un buen número de sus compañeras trabajar para conseguir el vestido de novia:

Las que sólo fueron un semestre y extrañaban tanto al novio de la prepa que corrieron a casarse con ellos.

Las que se embarazaron también al iniciar la carrera y se casaron.

Las que se aferraron al novio formal y al terminar la universidad se casaron.

Las que por más que se empeñaron nunca le sacaron el anillo de compromiso a los muchachos.

Las que probaron, y probaron, y probaron, y ningún novio les acomodó.

Las que como ella nunca pescaron ni una gripe.

Y otras más, que entre los libros y contra la tradición idealizaron un matrimonio “posmoderno” en el que los quehaceres domésticos no eran exclusivos de las mujeres, donde los niños eran una posibilidad remota y los viajes por el mundo una obligación. Un ideal mucho más difícil de conseguir que el vestido de novia y el príncipe azul.

En este grupo último grupo quedó Rosenda, quien en lugar de sentarse en un banco de pino verde, no ha dejado de estudiar, trabajar, viajar, llorar y sonreír.

Sí, es neosoltera, aunque me pregunto si lo es por decisión, destino o desatino.

perfillesly

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome