Los alimentos hijos-padres  

yass

viejo mi querido viejo

ahora ya camina lento

como perdonando el viento

yo soy tu sangre mi viejo

soy tu silencio y tu tiempo

Canción de Piero De Benedictis

 

La semana anterior platiqué sobre los alimentos que deben dar Papá o Mamá a sus hijos. Esta semana me ocuparé, en las siguientes líneas, de platicarle sobre los alimentos que deben dar los hijos cuando los padres son adultos mayores y no tienen manera de allegárselos.

Los alimentos tienen otro principio que se llama “reciprocidad” y está enunciado en la siguiente frase: “La obligación de dar alimentos es recíproca. El que los da tiene a su vez derecho de pedirlos.”. Por este principio, así como el de la solidaridad entre los miembros de la familia es que surge la obligación que tienen los hijos de dar alimentos a los padres.

Los hijos deben proveerles alimentos a los padres cuando no tienen forma de satisfacer esa necesidad por ellos mismos. Y en esto pueden existir diversas causas. En este país los adultos mayores son un grupo social muy descuidado y altamente vulnerable.

Con datos del INEGI le retrato esta realidad: En este país hay aproximadamente 10.9 millones de personas de 60 o más años, que es el rango en donde se considera que una persona ha llegado a la etapa de adulto mayor, dentro de la cual hay otra clasificación que da el Consejo Nacional de Población que va en los siguientes rangos: de 60 a 65 se habla de prevejez; de 65 a 74 se dice que se está en una vejez funcional; de 74 a 79 en vejez plena y de 80 en adelante es una vejez avanzada.

Independientemente de esta clasificación que nos puede otorgar un panorama de cómo una persona transita por la vejez, hay un problema constante y es la vulnerabilidad que tienen los adultos mayores y el lugar donde se les vulnera está en el seno de su familia.         El mejor de los escenarios es cuando este adulto mayor trabajó una buena parte de su vida y obtiene el beneficio de una jubilación, lo que de cierto modo le puede establecer el panorama de una independencia económica relativa. Pero no todos gozan de este beneficio, actualmente solo el 26.1% de los 10.9 millones tienen jubilación, y las próximas generaciones de adultos mayores, dadas las reformas laborales, no tendrán este panorama.

Hay otro aspecto que no se puede perder de vista y que es el del desarrollo que tiene como persona, pues finalmente se verá reducido en sus actividades físicas por su edad y  la vida independiente se hará cada vez menos funcional, puesto que necesitarán de ayuda para muchos aspectos de su vida, como su cuidado diario, su alimentación.

Por si el cuadro no estuviera completo las enfermedades que están relacionadas con la edad avanzada y que muchas de ellas son crónico-degenerativas y otras más nos conducen a un panorama no tan bueno para el adulto mayor.  Aquí, en este escenario es donde debe de entrar la familia y en concreto los hijos.

¿Cómo cumplen los hijos con su deber de alimentos en relación a los padres? Regresemos nuevamente al principio de “proporcionalidad” que establece que los alimentos se dan conforme a las necesidades del acreedor alimenticio y a las posibilidades del deudor alimenticio.

Puede ser que económicamente sus padres tengan la posibilidad económica de sufragar sus gastos y por ello no necesitar materialmente recursos económicos. Pero esto no lo exime de la obligación de cuidar de ellos cuando son adultos mayores. Recordemos que un rubro del concepto jurídico alimentos es la asistencia en casos de enfermedad. Y no puedo concebir que entendamos por asistencia el llevar a un adulto mayor al médico o al hospital, es mucho más que esto.

Puede ser que los padres no tengan recursos económicos o no sean los suficientes para sufragar sus necesidades de comida, vestido, habitación o asistencia en caso de enfermedad. En este caso, los adultos mayores pueden demandar a sus hijos el cumplimiento de dicha obligación. Las formas de cumplimiento por parte de los hijos son asignando una pensión a su padre o incorporándolo a su familia.

¿Qué pasa cuando son varios hijos y solo uno o algunos se hacen responsables? En este caso los hermanos que contribuyen, pueden demandar a los que no contribuyen en una parte proporcional a las necesidades del padre para que le provean de lo necesario. Aquí es importante resaltar que todos son hijos y deben colaborar con sus demás hermanos para otorgar los recursos materiales o económicos para satisfacer las necesidades de sus padres.

Regaño público a los hijos: No es darle dinero a los adultos mayores ni tampoco dejarlo al cuidado de algún pariente o institución pública o privada, es fomentar la convivencia familiar en donde el adulto mayor participe activamente, que vea satisfechas sus necesidades afectivas, de protección y de apoyo. Él se irá, tú te quedas con tus hijos. Enséñales con tus padres cómo deseas pasar tu vejez.

La próxima semana les platico sobre los alimentos entre concubinos.

Agradezco sus comentarios en la cuenta de correo electrónico: yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com así como en mi página de Facebook: https://www.facebook.com/yasseralejandrodelcastillo

Con mis atentos saludos.

yasser

Deja una respuesta

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome