La regulación legal del concubinato

yass

Según la información del  INEGI, recabada con motivo del Censo de Población y Vivienda del año 2010, en México de las personas que se encuentran en una unión conyugal 43.9% se encuentra casada y el 15.6% está viviendo en una “unión libre” es decir, 12 millones 230 mil 680 personas.

La denominación de “unión libre” es el término general  con el que concebimos el concubinato, que es la unión permanente de un hombre y una mujer con el objeto de formar una familia y que no obstante están en posibilidad de contraer matrimonio, porque ambos son solteros, no lo han hecho.

El concubinato no es una forma de matrimonio. Es una situación que se dice “de hecho”, y ante esa situación la ley regula esta convivencia entre dos personas, y le genera una serie de obligaciones y derechos entre cada padre y los hijos en común.

¿Cuándo se considera que existe un concubinato?

Luis Roberto es un médico de 28 años y es soltero. Aidé es enfermera de 25 años y es soltera. Ellos son novios y deciden vivir juntos, así que rentan un departamento y se asientan como si fueran marido y mujer, incluso entre sus amistades y vecinos mutuamente se presentan como esposos pero nunca han ido ante el Juez del Registro del Estado Civil de las Personas a casarse. Esto que le acabo de describir no es un concubinato.

Puede pasar que Luis Roberto y Aidé vivan un tiempo, tengan un hijo y luego se separen. En esta situación tampoco existe un concubinato. Aquí se hablaría de un amasiato, puesto que no fue su deseo constituir una familia.

La nota característica del concubinato es la formación de una familia puesto que la ley protege precisamente es la organización de ese núcleo familiar que no está formalizado en virtud del matrimonio, puesto que así como existe la “institución del matrimonio” desde la perspectiva jurídica se ha establecido una “institución del concubinato” al reconocerse como una fuente de la familia.

 Contrario a lo que puede pensarse, el concubinato genera derechos y obligaciones idénticos al matrimonio. La única diferencia es que la unión no se formaliza ante una autoridad.

Para que consideremos a Luis Roberto y a Aidé como concubinos es necesario:

  1. Que no exista impedimento para que hagan una familia, en el sentido de que no sean parientes próximos (hermanos, padres, abuelos, tíos, primos)
  2. Que durante 2 años vivan de manera pública como marido y mujer y que no contraigan matrimonio; o que tengan un hijo en común.

Entre los concubinos existe la obligación de la cohabitación, es decir que deben vivir en un mismo domicilio denominado “familiar” así a secas, no le podemos decir “conyugal” porque ese es el de los esposos. También existe la obligación de fidelidad y por último tienen la obligación de procurarse ayuda mutua. Como derechos se encuentran la de la decisión libre de elegir el número de hijos y el espaciamiento entre ellos.

¿Qué efectos jurídicos produce el concubinato? Aquí se debe separar los efectos, porque existen entre los concubinos, y de cada concubino en relación con los hijos que procrearon.

De los efectos jurídicos entre los concubinos están:

  1. El derecho a alimentos en los casos establecidos en la ley, que en términos generales es que después de la separación los concubinos no se van a pagar alimentos excepto si uno de ellos está incapacitado físicamente para trabajar.
  2. El derecho a heredar, ya que cuando se demuestra el concubinato, el concubino puede participar del derecho de herencia, es decir, de que alguno o la totalidad de los bienes propiedad del concubino que falleció pase a la propiedad del que sobrevivió. Hay variantes de este derecho a heredar en materia laboral y de seguridad social, esto es, cuando se le reconoce la calidad de concubino de un trabajador que falleció, los patrones o los institutos de seguridad social pueden entregar beneficios en razón de la muerte, como pensiones de viudez o atención médica.

De los efectos jurídicos que existen entre un concubino y sus hijos (los que procrearon) están:

  1. La presunción de filiación, esto es que son respectivamente padre – hijo, cuando nacen durante la vida en común de los concubinos. Esta presunción de filiación resulta útil en aquellos juicios en donde se investiga la paternidad, la posesión de estado de hijo, en juicios intestamentarios o de alimentos.

De la filiación se derivan derechos diversos como son los de alimentos, los de guarda y custodia, derecho de convivencia, representación de los hijos (patria potestad), de heredar.

Mi correo electrónico es yasseralejandrodelcastillo@hotmail.com en donde estoy pendiente de sus dudas y sugerencias sobre temas de los cuales deseen conocer el lado jurídico.

Les envío mis atentos saludos.yasser

Sorry, you can not to browse this website.

Because you are using an outdated version of MS Internet Explorer. For a better experience using websites, please upgrade to a modern web browser.

Mozilla Firefox Microsoft Internet Explorer Apple Safari Google Chrome